Verdades y mitos sobre la miel

La miel es un producto que se encuentra en la mayoría de las casas, no solo por su delicioso sabor, sino también por la cantidad de beneficios y propiedades que aporta. Sin embargo, a lo largo de los años, han surgido muchas especulaciones sobre la miel, algunas de ellas verdad y otras no. En este artículo informamos de los principales mitos y verdades sobre la miel, según nos informan los especialistas de Anae Miel.

Falsos mitos

  • Ayuda a curar el resfriado
    Por desgracia esta afirmación no es correcta. Siempre se ha oído que la miel puede ayudar a descongestionar, y por ello siempre que se está enfermo se toma. Pero eso no es cierto, no existe ninguna evidencia que afirme que la miel ayude a respirar. Lo que no significa que ayude a encontrarse mejor de una manera temporal, por ejemplo, aliviar por un corto periodo de tiempo una inflamación de garganta.
  • Ayuda a reducir el colesterol
    Esta afirmación también es falsa. El producto en sí no contiene colesterol, pero no quiere decir que contribuya a su reducción cuando su nivel en sangre es alto. Sin embargo, para ayudar a reducir el colesterol es necesario llevar una dieta saludable, y la miel es un alimento indispensable para conseguirlo.
  • Ayuda a conciliar el sueño
    Ojalá fuera tan fácil poder tomar un poco de miel y acabar con el insomnio. De hecho, debido al alto aporte energético de este producto, es mejor incluirlo en los desayunos para estar activos durante todo el día y llenos de energía.

Verdades

  • Ayuda a recuperarse de una noche de fiesta
    Afortunadamente esta afirmación es correcta. La miel ayuda al cuerpo a estabilizar los niveles de glucosa en sangre dado a su alto contenido en azúcar, lo que hace sentir mejor y que se anule la sensación de mareo.
  • Tiene muchas calorías
    Esto también es cierto debido a que en su composición aparecen azúcares como la glucosa y la fructosa, que tienen un alto aporte calórico. La miel tiene alrededor de 300 kcal por cada 100 gramos. Sin embargo, siempre que no se exceda en su consumo, sigue siendo una alternativa muy saludable.
  • Ayuda a acabar con la tos
    Gracias a tan solo una cucharada de miel, se puede calmar la irritación que produce con la tos y uno se puede sentir mucho más aliviado.