Un 40% de españoles no distinguen entre síntomas de gripe, resfriado y Covid-19.

Una encuesta realizada por Johnson & Johnson Consumer Health EMEA pone de relieve que los acontecimientos de los últimos 18 meses han alterado de manera trascendente las actitudes de los ciudadanos hacia la sintomatología de la gripe, el resfriado y demás virus respiratorios.

Más de la mitad de los españoles (51%) son reacios a mostrar en público sus síntomas de la gripe y el resfriado y un 40% se muestra inseguro a la hora de diferenciar correctamente entre estos síntomas y los de otros virus.

Además de la falta de confianza y conciencia, dado que las restricciones de movilidad han llegado a su fin en España, más de un tercio (34%) de los españoles y sus familias ya se han visto afectados por la propagación retardada de los virus invernales. Un indicio preocupante de un aumento potencial de la tos y los resfriados entre los ciudadanos tras la vuelta al cole de los niños y con la llegada del otoño y el invierno.

Los resultados de la encuesta a más de 6.000 participantes de entre 18 y 65 años de toda Europa (de entre los cuales 1.015 son españoles) muestran que, ahora más que nunca, los ciudadanos buscan tranquilidad, consejos y apoyo sobre sus síntomas de gripe y resfriado. Casi un tercio (29%) de los españoles dudan más en pedir consejo a profesionales sanitarios como los farmacéuticos si presentan síntomas de estas infecciones invernales y, en cambio, es probable que el 57% de los que los padecen se aíslen en casa. De esos consumidores indecisos, un 35% esperan que su Gobierno y las autoridades de Salud Pública confirmen que buscar el consejo de los farmacéuticos para los síntomas de la gripe y el resfriado son una práctica recomendable.

La encuesta pone en valor el importante papel que pueden desempeñar los farmacéuticos para apoyar a los consumidores y ayudarlos a prepararse para los próximos meses de invierno y el aumento anticipado de la gripe y los resfriados. En comparación con hace 18 meses, el 30% de los consumidores españoles tienen más probabilidades de priorizar la vacunación contra la gripe antes del próximo invierno y casi la mitad de los consumidores españoles (49%) han destacado que es probable que usen una mascarilla en público a pesar de que hayan eliminado su obligatoriedad e independientemente de si tienen gripe o resfriado.