Trucos para que el bebé no pase calor en verano

Los cuidados de todo bebé son muy delicados, así que, al igual que en invierno es importante protegerlos del frío, es fundamental protegerlos del calor en verano. Además, si pasan demasiado calor estarán incómodos y muchos lo expresarán llorando, ya que incluso puede interrumpir este calor sus horas de sueño.

Algunos trucos para que los bebés no pasen calor en verano:

  • Hidratación.
    Ofrecer a los bebés constantemente agua excepto si es lactante. Por el contrario, si el bebé ya no es lactante será fundamental que se le ofrezca agua de una manera muy constante. Para esto será necesario tener disponible un biberón con agua o una botella.
  • Ropa ligera.
    Se debe tener en cuenta que en época de mucho calor es fundamental que los bebés lleven ropa ligera y cómoda. Además, se deberán cambiar de ropa varias veces al día para que esté de esta manera, se sienta más fresquito y no sude en exceso. Una hora muy buena para cambiarle la ropa es antes de hacer la siesta o dormir.
  • Baños.
    Es necesario bañar al bebé las veces que sean necesarias con agua tibia, no fría.
  • Paseo.
    Los paseos diarios son fundamentales para los bebés, pero en situaciones de mucho calor se deberá evitar salir a la calle en las horas de más calor, entre las 12 de la mañana y las 5 de la tarde. Evitar las mochilas portabebés, ya que les transferirán mucho más calor.
  • Viajes.
    Si se está planeando un viaje en coche el primer punto a tener en cuenta es que se deberá encender el ventilador del coche un rato antes de iniciar el viaje para que de esta manera cuando el bebé entre en el vehículo esté ya fresco.
  • Ventilación.
    Al menos se debería ventilar la estancia dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche para que se renueve el aire de la habitación y no produzca sensación de humedad y aire cargado. La temperatura ideal para mantener la habitación sería de unos 22 grados aproximadamente.
  • ¿Aire acondicionado o ventilador?
    Sin ninguna duda la mejor opción es la del ventilador, ya que hará que se remueve y se refresque el aire. Con el aire acondicionado se deberá estar alerta de que no le llegue de una forma directa al bebé. Otra muy buena opción es un ventilador de techo.