Anticuerpos y cómo saber si se está protegido frente al COVID-19

La expansión de la pandemia COVID-19 fruto del contagio por el virus SARS-CoV-2 sigue siendo uno de los principales retos a abordar por los profesionales sanitarios. Por ello, es necesario continuar con el desarrollo y perfeccionamiento de técnicas serológicas capaces de detectar anticuerpos específicos, cuyo rol es decisivo en el desarrollo de la inmunidad frente al virus.

Estos test no solo son útiles para conocer si ya se ha superado la COVID-19, sino también para comprender y monitorizar cuál ha sido la respuesta inmune a la vacunación. Por ello, se perfilan como una importante estrategia para que, realizando un seguimiento a lo largo del tiempo, se tengan datos que permiten evaluar la efectividad de las vacunas a medio y largo plazo, y que sirven para tomar decisiones como confirmar la respuesta tras la vacunación, decidir el número de dosis o establecer recuerdos.

Sobre los anticuerpos

Son proteínas que forman parte de la respuesta inmunitaria frente a una infección. Están producidas por los linfocitos B y se generan, o se reactivan, cuando hay una infección. Es importante que tengan capacidad de neutralización, porque, como su propio nombre indica, son los que neutralizan la amenaza. Lo hacen uniéndose al virus y ‘bloqueando’ su capacidad de infectarnos. En estos momentos, es de especial interés conocer cómo actúan estas proteínas, si se generan en todos los pacientes, qué factores determinan su aparición y actividad, así como el tipo de protección que confieren.

La vacunación frente al COVID-19 provoca que el organismo genere el  anticuerpo,  dirigido contra la Proteína S. El test IgG anti-SARS-CoV-2. Debido a este mecanismo de acción, se pueden considerar estos anticuerpos neutralizantes, es decir, capaces de evitar que el virus infecte una célula neutralizando o inhibiendo su efecto biológico.

El nivel de anticuerpos IgG anti-SARS-CoV-2 y S-RBD se correlaciona con la respuesta inmune en pacientes que han estado en contacto con el virus SARS-CoV-2; la evaluación de la respuesta inmune permite una vuelta al trabajo y a la vida social de forma más segura. Una amplia gama de las vacunas en desarrollo van orientadas a generar este tipo de anticuerpos. Los test de anticuerpos permiten saber si se ha desarrollado y se tiene anticuerpos frente al COVID-19, como resultado de haber estado expuesto al virus o haber recibido la vacuna.