¿Por qué la fiebre sube por la noche?

36,8 ºC se considera la temperatura corporal normal del ser humano, pero el valor “normal” puede variar de persona a persona puesto que existen factores como la edad, la actividad, las condiciones del entorno, entre otros, que pueden afectar a este valor. Una de las peculiaridades de la temperatura del organismo humano es que varía a lo largo del día y esto puede explicar, en algunos casos, por qué la fiebre sube por la noche. En este post te contamos más detalles.

con un termómetro podemos medir cuando sube la fiebre

¿Por qué la fiebre sube por la tarde-noche?

La fiebre corresponde a una subida de la temperatura corporal por encima de unos determinados valores. Estos pueden variar ligeramente según se tome la temperatura en la axila, en la boca, en el oído o en el recto. Por lo general, cuando la temperatura está entre los 37 y 37,5ºC se considera febrícula o décimas de fiebre, que nos indica que algo en el organismo no está funcionando correctamente. Sin embargo, es a partir de los 38ºC que se habla de fiebre.

Igual que otros procesos, en el organismo la fiebre varía a lo largo del día de forma regular de acuerdo con nuestros ritmos circadianos. Existen dos momentos en los que las variaciones de temperatura en el cuerpo son particularmente notables: por la madrugada, entre las 2 y las 6 de la mañana la temperatura corporal alcanza los niveles más bajos; entre las 16 y las 20 horas, en cambio, es cuando se registran los valores máximos.

Estas variaciones se repiten cíclicamente cada día, incluso cuando no estamos bien y tenemos fiebre. Es por esta razón que si medimos la temperatura por la tarde-noche resultará un poco más alta.

Además del momento del día y de la parte del cuerpo donde tomamos la temperatura, hay otros factores que pueden afectar a los valores. De hecho, condiciones como el embarazo y el ciclo menstrual, la edad, la práctica de deporte o el estrés pueden contribuir a subir la temperatura corporal.

Otros factores que influyen en la temperatura corporal

Si a lo largo del día la temperatura del cuerpo varía por cuestiones fisiológicas, causando un aumento de la fiebre, esta también puede subir por causas externas:

  • Una enfermedad que empeora.
  • Debilidad y cansancio provocados por enfermedad.
  • Estar en un ambiente cerrado con escasa ventilación.

¿Cuánto sube la fiebre por la noche?

Como hemos mencionado en otro apartado, la variación en la temperatura corporal a lo largo del día es un proceso natural. Entre las 18 y las 22 horas es cuando alcanzamos los picos más altos y es por esto que, si tenemos fiebre, es posible que por la noche se presente un aumento. La subida fisiológica de la temperatura por la noche suele ser de unos 0,4-0,6 grados.

Cuando la subida de la fiebre va más allá de unas décimas, lo más probable es que esté relacionada con un empeoramiento de las condiciones de salud. En determinados casos es recomendable consultar con un médico, porque puede ser necesario tomar fármacos para controlar la temperatura.

¿Cuándo alarmarse por la fiebre?

Cuando tenemos fiebre nuestro organismo induce una constricción de los vasos sanguíneos con el objetivo de reducir al máximo la pérdida de calor. Este sistema es un método de defensa del cuerpo que con el aumento de temperatura intenta defenderse de los microorganismos que producen infecciones y enfermedades. De hecho, a partir de los 37,5ºC las bacterias y virus tienen más dificultades para reproducirse y realizar sus funciones.

Al mismo tiempo, nuestro organismo aumenta la producción de defensas, lo que contribuye a luchar contra los ataques de microorganismos peligrosos.

Dicho de otra manera, la fiebre no es una enfermedad, sino que es un sistema de defensa del cuerpo y como tal es una buena señal. Pues significa que nuestro sistema de defensa funciona. No obstante, hay que tener en cuenta que cuando la fiebre es muy alta puede ser peligrosa. Por encima de los 40 grados hay que acudir al médico, porque a estos niveles puede tener consecuencias para la salud.

En los bebés hasta los seis meses el nivel de alerta debe ser 39ºC. Además, hay otros signos asociados a la fiebre que hay que mantener bajo control en niños, según la Asociación Española de Pediatría.

Tanto en los niños como en los adultos es importante mantener bajo control la fiebre porque puede ser un signo de muchos problemas, desde infecciones víricas, bacterianas y fúngicas, hasta inflamaciones y tumores. Las aplicaciones para medir la fiebre con el móvil pueden ser de ayuda para monitorear la evolución de la fiebre y compartir las mediciones con el médico.

¿Cómo bajar la fiebre?

Cuando sube la fiebre por encima de los 40ºC lo más probable es que tu médico te recete medicamentos que ayudan a bajarla (paracetamol, ibuprofeno u otros fármacos antipiréticos). Antes de tomar fármacos que ayudan a bajar la fiebre es importante consultar al médico, puesto que algunos pueden ser más indicados que otros según la situación y la persona. De este modo, no solo se previenen reacciones por eventuales alergias, sino que también se garantizará una mayor eficacia, porque un facultativo indicará el fármaco y las dosis más adecuadas para cada paciente.