Tres de cada cuatro personas consideran que tienen buena salud

Tres de cada cuatro personas valoran como bueno o muy bueno su estado de salud, según recoge el Informe del Sistema Nacional de Salud (SNS) 2020/2021 publicado por el Ministerio de Sanidad. En España, los hombres consideran que tienen buena salud más que las mujeres: un 79,3 % de ellos frente a un 71,9 % de ellas. Este patrón que se mantiene en todos los grupos de edad. La percepción de un estado de salud positivo alcanza su máximo en el grupo de 25 a 34 años (92,3 %), y disminuye progresivamente conforme aumenta la edad. Entre las personas de 85 y más años, el porcentaje es del 32,2 %.

La percepción positiva del estado de salud varía entre las diferentes comunidades autónomas. Así, en Canarias considera que tiene buena salud el 64,6 % de la población y, en el extremo contrario, en Baleares, el 82,9 %.

El nivel de estudios también establece diferencias. Entre la población con un nivel de estudios inferior, el 66,4 % afirma tener buena salud, mientras que entre la que tiene un nivel intermedio el porcentaje se sitúa en un 81,9 % y entre la que tiene un nivel superior, en un 85,9 %.

Puntos negativos para la buena salud

El informe del Sistema Nacional de Salud revela también algunos datos negativos entre los hábitos de vida de los españoles:

  • un tercio de la población de 15 años y más consume alcohol habitualmente
  • el 36 % de la población de 15 y más años se declara sedentaria en su tiempo de ocio
  • dos de cada diez adultos presenta obesidad y cinco de cada diez exceso de peso

La pandemia de la COVID-19 ha impactado directamente en la esperanza de vida, que ha disminuido desde 2020. En España, se sitúa en 82,3 años, 79,6 en hombres y 85,1 en mujeres. Las enfermedades cardiovasculares y el cáncer son la causa habitual de más del 50 % de las defunciones, si bien la mortalidad por tumores malignos ha disminuido un 20 % en la última década.

Mejor valoración de la Atención Primaria y hospitalaria

También se incorporan en el informe del Sistema Nacional de Salud algunos aspectos relacionados con la respuesta del sistema sanitario frente a la COVID-19. Antes de la pandemia, en 2019, la valoración del sistema sanitario público por la población se situaba de 6,7 puntos sobre 10. Actualmente, la valoración está por encima de 7. La Atención Primaria recibe una valoración de 7,3 puntos y la actividad de los hospitales 7,1 puntos.

La demanda excepcional derivada de la pandemia SARS-CoV2 durante 2020 ocasionó que, en el periodo analizado, en Atención Primaria se atendieran a 2,3 millones de personas COVID-19, se realizara el seguimiento a 5,3 millones de contactos y tuvieren lugar el 40 % de las pruebas diagnósticas. Además, se gestionaron 4 millones de procesos de incapacidad temporal relacionados con la COVD-19.

Las teleconsultas entre profesionales y pacientes (127 millones) aumentaron un 600 % con respecto al año previo y la actividad domiciliaria (13,5 millones de visitas) un 4 %. También destaca el incremento en la actividad de vacunación antigripal (+48 %) y antineumocócica (+21%). La Atención Primaria destaca, además, por su papel en la vacunación de COVID-19, especialmente, en los grupos más vulnerables.

Con respecto a la atención especializada, la COVID-19 ocasionó durante el año 2020 la hospitalización de 232.420 personas, que generaron 245.215 ingresos en la red de hospitales de agudos del SNS (un 6 % ingresó más de una vez). Un 10 % necesitó cuidados críticos. La estancia media fue de 11 días, 9 en hospitalización convencional y 15 días en las UCIs.

En 2020, el SNS atendió un total 3.181.725 hospitalizaciones, 573.831 menos que el año previo (-15%). Consecuentemente con la pandemia, aumentaron los diagnósticos asociados con enfermedades del aparato respiratorio, sobre todo los de neumonía.