Pandemia y migraña

La pandemia de Covid19 ha provocado un aumento de la frecuencia y la intensidad del dolor de cabeza en pacientes con migraña ya diagnosticados. Así lo afirman los coordinadores de la décima edición de CEFABOX Virtual, una de las principales reuniones de neurólogos en torno a la migraña y otras cefaleas, organizada por Allergan, an AbbVie Company, los días 21 y 22 de abril. Concretamente, el doctor Pablo Irimia, coordinador del Grupo Español de Cefaleas de la Sociedad Española de Neurología (GECSEN) explica que “el confinamiento y la ansiedad ligada con el impacto emocional de la pandemia, han actuado como desencadenantes de la migraña. Al mismo tiempo, los pacientes con migraña que han presentado infección por Covid19 también han experimentado un empeoramiento de su dolor de cabeza habitual.”

Además, un estudio publicado recientemente, afirma que el uso extensivo de las mascarillas también puede empeorar los síntomas de la migraña, sobre todo en el caso de migraña crónica, caracterizada por la presencia de dolor de cabeza más de 15 días al mes. Esta relación se debe al cansancio de llevar la mascarilla durante sucesivas horas y a la presión ejercida por las gomas en la cabeza de los usuarios. Para los pacientes de migraña, estas nuevas circunstancias empeoran la discapacidad ya inducida por su patología. Según la doctora Patricia Pozo, coordinadora de la reunión de neurólogos y jefa de sección del Servicio de Neurología del Hospital Vall d’ Hebron, “la migraña es la primera causa de discapacidad a nivel global en personas de entre 16 y 50 años. En un día con migraña, los pacientes no pueden realizar las actividades habituales programadas, tanto si son personales, familiares o sociales, como profesionales.”

Por otro lado, la pandemia ha afectado asimismo a las consultas presenciales con el neurólogo, las que, para el doctor Julio Pascual Gómez, también coordinador al frente de CEFABOX y jefe del Servicio de Neurología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, son esenciales: “salvo en contadas ocasiones, la primera consulta de cefaleas debería ser presencial, ya que se requiere, no solo un examen físico de los pacientes, sino también una anamnesis detallada e iniciar una relación médico paciente positiva, algo que nos ha dificultado el Covid19.”