Óxido nítrico para la salud cardiovascular

El óxido nítrico, también llamado “molécula milagrosa”, ha sido objeto de investigación durante décadas del farmacéutico estadounidense, ganador del premio Nobel de Fisiología o Medicina en 1998 Louis J. Ignarro.

¿Qué es el óxido nítrico?
El óxido nítrico es una molécula que el cuerpo produce para ayudar a sus 50 billones de células a comunicarse entre sí transmitiendo señales por todo el cuerpo. Este gas es un regulador biológico que protege el sistema cardiovascular contra el envejecimiento. Su función es, por tanto, mantener no solo la salud del corazón y de los vasos sanguíneos, favoreciendo la elasticidad arterial, sino también la salud general, el bienestar y el envejecimiento saludable.

Ayuda a prevenir enfermedades cardíacas
Ignarro, durante sus investigaciones, descubrió que esta sustancia tenía numerosos beneficios para el cuerpo humano. Algunos de ellos son que el óxido nítrico ayuda en la dilatación de los vasos sanguíneos, evita que el colesterol se adhiera a las arterias y disminuye la presión arterial y el riesgo, por tanto, de padecer enfermedades como insuficiencia cardíaca, hipertensión arterial, exceso de colesterol, infarto de miocardio o angina de pecho. Estas afecciones son la primera causa de muerte en España, según los últimos datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) en el año 2020. Muchas veces se presentan sin dolor ni síntomas evidentes, lo que les suma un plus de peligrosidad, ya que no se es necesariamente consciente de padecerlas.

El poder de las proteínas y la arginina
Cuando se ingiere una comida nutritiva, se toman proteínas. Al digerirlas, el cuerpo está absorbiendo arginina, uno de los 23 aminoácidos naturales que componen las proteínas y que, al ser asimilada por el cuerpo y, en concreto, por las células endoteliales vasculares, se convierte en óxido nítrico. Estas células recubren el interior de las venas y arterias, y son las únicas células de los vasos sanguíneos capaces de producir óxido nítrico. Por eso, es fundamental mantenerlas sanas siguiendo un estilo de vida saludable.

Por ello, mantener y proteger la salud cardiovascular depende, en gran medida, del óxido nítrico. Pero ¿cómo se puede estimular su producción?

    • Alimentos que generen óxido nítrico
      Lo ideal, según Ignarro, es ingerir 3 g o más de arginina. Este componente puede encontrarse en alimentos ricos en proteínas y que, por tanto, favorecen la producción de óxido nítrico. Entre ellos, destacan verduras como el apio, la lechuga y las espinacas; el pescado fresco; los frutos secos; las carnes; los lácteos; o la soja.
    • Mantener una alimentación equilibrada
      Una buena alimentación es clave para prevenir y controlar problemas cardíacos como la hipertensión o el colesterol. Para ello, es necesario consumir productos frescos, en especial frutas y verduras; y proteína de alta calidad, evitando en la medida de lo posible las grasas saturadas. También es importante consumir Omega 3, ya que reduce la inflamación, y controlar el nivel de glucosa en sangre. Esto último se debe a que este tipo de enfermedades que afectan al corazón son las responsables del 80% de los fallecimientos en personas con diabetes, según los datos de la Asociación Americana de Diabetes.
    • Practicar deporte varias veces a la semana
      Mantenerse físicamente activo ayuda a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, por lo que es esencial incluir algo de deporte a lo largo de la semana. Los especialistas recomiendan media hora de actividad física cinco veces por semana. La actividad física es positiva porque ejercitar el cuerpo mejora la función cardíaca, fortalece la musculatura y mejora la movilidad articular. Hacer deporte, además, aumenta también la producción de óxido nítrico.