Medidas para prevenir ahogamientos en el agua

Prevenir ahogamientos es una de las prioridades de las autoridades sanitarias en todo el mundo. Según informa la ONU, se estima que los accidentes por ahogamiento, ya sea en las aguas del mar, ríos o embalses y piscinas, son un grave problema de salud pública. Los ahogamientos son la tercera causa de muerte por traumatismos no intencionales en el mundo y suponen un siete por ciento de todas las muertes relacionadas con traumatismos.

prevenir ahogamientos

Para prevenir ahogamientos y la concienciación de la población en general, la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el 25 de julio Día Mundial de la Prevención del Ahogamiento. Con motivo de esta efeméride, El Ministerio de Sanidad español recuerda que los ahogamientos se pueden prevenir siguiendo algunas recomendaciones y aconseja extremar las precauciones en los entornos acuáticos.

Los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística, que se corresponden al año 2020, revelan que los ahogamientos fueron la tercera causa de muerte en España por las denominadas causas externas, siendo especialmente relevante en los grupos de población más jóvenes.

En concreto, en 2020 fallecieron en España 406 personas (334 hombres y 72 mujeres) a consecuencia de lesiones graves ocurridas en el medio acuático y 461 personas fueron hospitalizadas en relación con un ahogamiento.

Además de los ahogamientos, todos los años se producen casos de traumatismos craneoencefálicos y de lesiones medulares, generalmente provocadas por imprudencias como tratar de zambullirse desde gran altura, no comprobar la profundidad del agua o, en el caso de piscinas, tirarse demasiado cerca del bordillo.

En 2020, 61 personas fueron hospitalizadas como consecuencia de las lesiones producidas al saltar o tirarse de cabeza al agua (excluyendo caídas) y 8 ingresos hospitalarios fueron por lesión medular.

Las conductas de riesgo en relación con los ahogamientos se suelen dar en los momentos de relajación en la vigilancia de menores, por bañarse en zonas sin vigilancia o por consumo de alcohol y otras drogas cerca o dentro del agua.

Además, una parte importante de los accidentes relacionados con el agua tienen que ver con algunas condiciones médicas, como la epilepsia. También suelen protagonizar accidentes de este tipo turistas no familiarizados con los riesgos y las particularidades de las aguas locales.

De forma general, estos accidentes son más frecuentes en varones y es importante prestar especial atención a los colectivos de menores de edad y de mayores.

13 medidas para prevenir ahogamientos en el agua

Los ahogamientos se producen de forma rápida y silenciosa. La mayoría de las veces se había perdido de vista a la víctima durante menos de 5 minutos, por lo tanto, se recomienda:

  • Vigilar a los/las menores en todo momento cuando estén en el agua o jugando cerca de ella y no delegar esta responsabilidad en un niño/a más mayor.
  • No dejar solo en ningún momento a un bebé o niño/a de corta edad en una bañera o piscina hinchable.
  • Asegurarse de que la piscina cuente con socorrista y no correr por el borde de la piscina o jugar a empujar a la gente. Esto podría dar lugar a resbalar y a golpearse con el borde de la piscina o lesionar a otros.
  • Si no se sabe nadar, o no se sabe nadar bien, utilizar un chaleco salvavidas para bañarse y usarlo siempre para practicar un deporte acuático. Los flotadores hinchables no son recomendables.
  • En la playa, respetar el significado de las banderas. No bañarse si hay bandera roja y extremar la precaución si es naranja o amarilla. Bañarse en playas con vigilancia y seguir siempre las indicaciones de los socorristas.
  • No debe sobreestimarse la condición física ni la capacidad de nadar. En el mar, ante el cansancio o la dificultad para volver, nadar de espaldas moviendo las piernas solamente hasta llegar cerca de la orilla.
  • Si una persona siente que le arrastra una corriente, debe nadar paralelamente a la playa y, una vez que se haya salido de la corriente, nadar hacia la orilla.
  • Recordar que el consumo de alcohol disminuye la capacidad de reacción ante un peligro o puede propiciar el adoptar conductas de riesgo.
  • Bañarse de noche es muy peligroso, si ocurriera algo, nadie podría ver al bañista.
  • Tirarse de cabeza desde una gran altura, desde puentes, árboles o balcones, puede producir lesiones muy graves. Por ello, hay que asegurarse de que hay suficiente profundidad y no existe ningún obstáculo. Especialmente en caso de aguas turbias.
  • Las colchonetas y otros objetos hinchables deben utilizarse con precaución, ya que pueden arrastrar hacia dentro del mar con rapidez.
  • El conocimiento de primeros auxilios básicos en la población puede contribuir a una mejor respuesta ante este tipo de emergencias.