Mantener la dieta en Navidades

Es difícil seguir la dieta durante las fiestas de Navidad. Las celebraciones tienen algo en común, se celebran en familia y en torno a una mesa con abundante y apetitosa comida. Las circunstancias de la pandemia COVID-19 han alterado las dinámicas en cuanto a las reuniones familiares limitando el número de comensales, aunque no ha sido motivo suficiente para que la comida no haya seguido protagonizando la festividad.

Para evitar que el exceso de calorías ingerido durante los días festivos al hacer una excepción en la dieta habitual y que pase factura a nuestro bienestar físico con un aumento de peso no controlado, ofrecemos a continuación unos consejos que pueden resultar útiles.

  • Cocinar solamente la cantidad necesaria para el número de comensales de cada celebración. Una comida abundante no significa que sigan presentes los mismos platos  en la mesa durante días y días.
  • Atención con los postres, como los turrones y polvorones. Podemos consumirlos sin problema, pero si se ofrecen en bandejas y cantidades desmesuradas seguramente se van a consumir más, con el mismo placer que obtendríamos si la cantidad  estuviera calculada sin excesos.
  • Una buena estrategia para ingerir menos calorías es la de preparar platos entrantes ligeros como ensaladas que saciarán en parte el apetito sin perjudicar el placer de saborear los platos principales que suelen ser muy calóricos.
  • Limitar las copas de vino u otras bebidas alcohólicas durante la comida, y tener en cuenta que los postres pueden incluir la típica copa de cava o champán para celebrar el evento.
  • Es conveniente no suprimir comidas. Tras un almuerzo copioso podemos cocinar una cena ligera a base de verduras hervidas por ejemplo. En caso contrario corremos el peligro de despertarnos a media noche con hambre suficiente para “atacar” la nevera y el supuesto ayuno será responsable de una ingesta extra de calorías innecesarias.
  • Frutas como la  piña y la papaya  tienen efectos diuréticos, bajo contenido en azúcar y pueden sustituir muy bien a postres más calóricos.