La primera pastilla inteligente

La primera pastilla inteligente ha sido aprobada por las autoridades sanitarias en Estados Unidos.

Se trata de una píldora que puede ser rastreada digitalmente a medida que pasa por el cuerpo humano. Dispone de un sensor del tamaño aproximado de un grano de arena y se activa cuando entra en contacto con el fluido estomacal. Tarda entre 30 minutos y dos horas a ser detectada e informa sobre su ingestión.

Esta increíble tecnología se ha aplicado a una tableta de aripiprazol, efectiva para el tratamiento de episodios esquizofrénicos y maníacos que se comercializa bajo el nombre de Abilify MyCite, conteniendo en su interior el microsensor que registra si el medicamento ha sido tomado. Mediante un parche que se adhiere en la piel del paciente la información se transmite a un teléfono inteligente que puede enviarla al médico o al sistema de control que se determine.

El diario The New York Times ha informado de que algunos expertos estiman el coste real de la falta de seguimiento de las prescripciones farmacológicas en  unos US$100.000 millones al año en EE.UU., debido a que los pacientes recaen en su enfermedad o pueden precisar tratamiento adicional e incluso hospitalización.

No existe unanimidad respecto a si este sistema es idóneo para garantizar el uso de los fármacos, ya que la información puede ser utilizada de forma no adecuada por el sistema sanitario y hasta cierto punto puede limitar la libertad de los pacientes. Por ese motivo se ha previsto que el paciente deba dar permiso explícito al médico para gestionar la información que emite la pastilla inteligente, y que la información pueda extenderse a otras personas de su entorno como la familia para que recibir los datos electrónicos.

Mitchell Mathis, de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés), declaró que “el poder rastrear los medicamentos recetados para la enfermedad mental puede ser útil para los pacientes”. También informó de que “La FDA apoya el desarrollo y utilización de nueva tecnología en fármacos bajo prescripción y está comprometida con la colaboración con empresas para entender cómo la tecnología puede beneficiar a pacientes y médicos”