La OMS alerta de una “infodemia” relacionada con COVID-19

La Organización Mundial de la Salud (OMS) advierte sobre el peligro que representa una infodemia creciente, o la información engañosa que también denominada “fake news”, que se transmite de forma viral en la red Internet sobre todo lo relacionado con la pandemia COVID-19.
“No solo estamos luchando contra el virus”, declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus. “También estamos luchando contra los trolls y las teorías de la conspiración que promueven la desinformación y socavan la respuesta a la pandemia”.

Poco después de que el mundo comenzara a acostumbrarse a los términos coronavirus y COVID-19, la OMS acuñó otra palabra: “infodemia”, una sobreabundancia de información y la rápida difusión de noticias, imágenes y videos engañosos o inventados. Como el virus, es muy contagiosa y crece exponencialmente.

La proliferación de información errónea, incluso cuando el contenido es, en el mejor de los casos, inofensivo, puede provocar efectos negativos en la salud graves e incluso letales en el contexto de una pandemia mundial. En algunos países, los rumores sobre la inminente escasez de alimentos llevaron a las personas a acumular suministros en las primeras etapas de la epidemia y provocaron una escasez real. En Estados Unidos, una persona falleció por ingerir un producto de limpieza de peceras que contenía cloroquina después de que unos informes mencionaran la hidroxicloroquina como una posible prevención para no contraer el virus, información falsa que también fue promovida por el presidente de esa nación, Donald Trump. En la República Islámica de Irán, más de 100 personas murieron después de beber alcohol metanol que, según los mensajes de las redes sociales, había curado a enfermos  del coronavirus. Este es el tipo de información errónea peligrosa que más preocupa a la OMS.

A pesar de que el mundo está centrado en la búsqueda de una vacuna segura y eficaz, la información falsa también continúa difundiéndose sobre la inmunización.  Un estudio publicado en la revista científica  Nature , concluye que las páginas en Facebook que desconfían de las guías de salud oficiales son más efectivas a la hora de llegar a personas indecisas que las agencias gubernamentales de salud.
“Hay una nueva guerra mundial online en torno a la confianza en materias de salud pública y ciencia, particularmente con información errónea sobre la Covid-19, pero también se desconfía de las grandes farmacéuticas y los gobiernos”, afirma Neil F. Johnson, físico de la Universidad George Washington (EE. UU.) y autor principal del artículo.