La hipocondría en tiempos de covid-19

La hipocondría es una condición en la cual el paciente presenta una preocupación excesiva con respecto a padecer alguna enfermedad grave. El origen del término hace referencia a una región anatómica, el hipocondrio, situada bajo las costillas y el apófisis xifoides del esternón, donde, según la escuela médica humoral, se creía que se acumulaban los vapores causantes de este mal.​ La hipocondría es, en esencia, una actitud que el individuo adopta ante la enfermedad. La persona hipocondríaca se somete, constantemente, a un autoanálisis minucioso y preocupado, incluso obsesivo, de las funciones fisiológicas básicas, y piensa en ellas como una fuente de segura enfermedad biológica.​

La característica esencial de la hipocondría es la preocupación y el miedo o la convicción de padecer una enfermedad grave, a partir de la interpretación personal de alguna sensación corporal o de casi cualquier otro signo que aparezca en el cuerpo. Puede ocurrir, por ejemplo, con lunares, con pequeñas heridas, con la tos, incluso con los latidos mismos del corazón, con movimientos involuntarios o con sensaciones físicas no muy claras. Aunque el médico le asegure que no presenta enfermedad alguna, el hipocondríaco solamente se queda tranquilo durante un momento, pero su preocupación por lo general vuelve de nuevo.

¿Qué es lo que verdaderamente genera ese tipo de síntomas?

El cuerpo trasmite una serie de impulsos o signos corporales, ante el que muchas personas responden generando el trastorno hipocondriaco.

Las personas que tienen este tipo de trastorno sufren los siguientes síntomas:

  • Importancia excesiva a la salud.
  • Búsqueda constante de signos y síntomas de enfermedades.
  • Sesgos cognitivos.
  • Búsqueda constante de tipos de enfermedades y síntomas.
  • Búsqueda excesiva de un diagnóstico.

A raíz de la pandemia se ha percibido un incremento de personas que han desarrollado este tipo de trastorno. Por eso el equipo de psicólogos de Más Vida Psicólogos Fuengirola dan algunos consejos para lograr superar este tipo de trastorno en época de pandemia:

  • Descartar la enfermedad.
  • En caso necesario,  iniciar una terapia psicológica.
  • Llevar un diario de desencadenantes de la ansiedad.
  • Ejercicios de visualización.
  • Tener un buen arsenal de recursos para manejar la ansiedad.
  • No exceder la protección en uno mismo.