La actividad mundial de trasplante de órganos se recupera tras la pandemia

Según el informe del Registro Mundial, gestionado por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), la actividad de trasplante de órganos aumentó significativamente el pasado año en los 79 países participantes, con un total de 139.040 acciones. El mayor crecimiento se produjo en el trasplante renal de donante vivo, con un aumento del 40,5 %. España aportó el 22 % del total de donantes de la Unión Europea y el 5 % de los registrados en el mundo.

Trasplante de órganos

¿Recuerdas la situación sanitaria causada por la COVID-19? El tensionamiento de las estructuras, los colapsos de los hospitales y de los centros de atención primaria, la dedicación de buena parte del personal sanitario a la realización de tests, primero, y a la administración de vacunas después… Aquella situación ocasionó que los servicios sanitarios que no tenía relación directa con la COVID-19 sufrieran una ralentización. El trasplante de órganos también.

En 2021 -ya disponemos de los datos-, la actividad mundial de trasplante de órganos se recuperó. Respecto a 2020, registró un crecimiento del 13,6 %. Esto es lo que se desprende del último informe del Observatorio Mundial de Donación y Trasplante que gestiona la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) desde hace 16 años como centro colaborador de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Sus datos se recogen anualmente en la Newsletter Transplant del Consejo de Europa.

Según el Observatorio Mundial, en 2021 se efectuaron 139.040 trasplantes en los 79 países que han participado en esta edición de la Newsletter Transplant. Del conjunto de los datos de todos estos países, 89.244 fueron trasplantes de riñón (37 % de donante vivo), 33.105 de hígado (20 % de donante vivo), 8.232 de corazón, 6.301 de pulmón, 1.986 de páncreas y 172 de intestino. Estos trasplantes fueron posibles gracias a la generosidad de 37.653 donantes fallecidos y sus familias, a los que hay que sumar la contribución de 39.522 donantes que hicieron una donación en vida (32.755 de riñón, 6.748 de hígado y 19 de pulmón).

Destaca entre todos estos porcentajes el incremento del trasplante renal (16,5 %), particularmente el que corresponde a donantes vivos (40,5 %), que va seguido del trasplante pulmonar (9,1 %), el hepático (8,7 %), el cardiaco (7,4 %) y el de páncreas (3,4 %). La actividad de trasplante renal y de pulmón fue la que más se resintió en 2020, en el primer caso por existir alternativa de tratamiento con la diálisis y en el segundo por ser el órgano diana de la infección causada por el SARS-CoV-2. Antes incluso de la llegada de la pandemia, las enfermedades pulmonares, como el EPOC, el enfisema o el cáncer de pulmón, ya constituían uno de los grupos de enfermedades que más muertes causa al año en el mundo.

En 2021, el número de donantes fallecidos aumentó un 7,9 %. Este año se registró un incremento destacable en el número de donantes en asistolia o en parada cardiaca, que pasó de 8.166 en 2020 a 8.503 en 2021 y que se confirma como una importante vía de expansión de la donación.

La situación del trasplante de órganos en España

El pasado año, España pudo contar con 622 donantes en asistolia, lo que supone una tasa de 14,2 por millón de población (p.m.p), la mayor actividad registrada en el mundo. Este tipo de donación en nuestro país representa la mitad de los donantes en asistolia del conjunto de la Unión Europea.

El Observatorio Mundial refleja la importante contribución española a la donación de órganos: nuestro país aportó el pasado año el 22 % de las donaciones de órganos de la UE y el 5 % de las registradas en el mundo, pese a que España apenas representa el 10,6 % de la población europea y el 0,6 % de la mundial.

En lo que respecta a la actividad trasplantadora, España alcanzó una tasa de 102,4 trasplantes p.m.p en 2021, una cifra que solo superó Estados Unidos, con 126,8 trasplantes p.m.p, lo que se justifica por el perfil de sus donantes fallecidos, más jóvenes y con menor comorbilidad, y por la importante actividad trasplantadora de donante vivo que existe en el país norteamericano.

En cuanto a las cifras concretas, en nuestro país se registraron el pasado año 1.905 donantes fallecidos y 324 donantes vivos, que permitieron realizar 4.781 trasplantes. En total se efectuaron 2.950 trasplantes renales, de los cuales 1.078 fueron hepáticos, 302 cardíacos, 362 pulmonares, 82 de páncreas y 7 intestinales.

Un 8 % más de trasplantes en la Unión Europea

Los efectos de la pandemia también se han visto reflejados en la actividad de donación y trasplante registrada en el conjunto de la Unión Europea. Con 8.671 donantes y una tasa de 19,5 donantes fallecidos p.m.p, en la UE se efectuaron el pasado año un total de 26.370 trasplantes de órganos, lo que corresponde a una tasa de 59,2 trasplantes p.m.p. El aumento en donación en 2021 con respecto a la actividad registrada en 2020 fue de un 6 % en la Comunidad Europea, mientras que el de trasplantes fue del 8 % .

En cuanto a la lista de espera, a 31 de diciembre de 2021, el número de pacientes en espera para el trasplante de un órgano en la UE se elevó a 52.355. Según datos del Observatorio Mundial, en la Unión Europea cada día fallecieron 10 pacientes a la espera de un trasplante.

Para más información: la nueva edición de la Newsletter Transplant, publicación oficial de la Comisión de Trasplantes del Consejo de Europa, estará en breve disponible en la página web de la ONT.