Es hora de cuidar la piel para el verano

El sol y el calor durante el verano ponen a prueba a tu piel del rostro y la del resto del cuerpo. Si no tomas medidas especiales para cuidar la piel, puedes  sufrir su deterioro prematuro.

El aumento de la temperatura durante los meses de verano, junto con la humedad y el calor, pueden incrementar la actividad de las glándulas sebáceas. Esto hace que la piel grasa parezca más aceitosa y la piel seca más áspera. La intensidad de los rayos del sol producen el deseado bronceado, aunque su abuso puede provocar un envejecimiento prematuro de la piel e incluso cáncer. El calor también puede hacer que se abran más poros, que pueden obstruirse con suciedad y grasa, atrapando bacterias y causando acné, granos e imperfecciones en la cara.

En este artículo ofrecemos cinco consejos para cuidar la piel durante la temporada estival, y de esta forma disfrutar de una buena apariencia sana sin riesgos.

1 – Bebe mucha agua
El agua es el ingrediente más importante para cuidar la piel, la mantiene tersa suave y radiante. Recuerda llevar agua a donde vayas y beber abundantemente. El agua también es muy importante para eliminar las toxinas de la piel a través del sudor y la orina.

2. Usa protector solar
El protector solar con un FPS (factor de protección solar) mínimo de 30 debe ser de uso casi obligatorio para evitar daños en la piel, incluso en días nublados, ya que la radiación ultravioleta continua presente. Para que el protector solar sea efectivo, debemos renovar su aplicación en función de la exposición al sol durante el día. Asegúrate de aplicarlo también a las manos, los pies, los hombros y el cuello.

3. Pon especial cuidado en la región ocular
La piel alrededor de tus ojos es mucho más delgada y delicada en comparación con la del resto del rostro. Elige un buen gel específico para el cuidado de esa zona, preferentemente que contenga ácido hialurónico, pepino o miel. Estos ingredientes mantienen la piel alrededor de los ojos hidratada y previenen la formación de arrugas.

3 – Limpieza del cutis
Durante el invierno un enjuague facial nutritivo es suficiente, sin embargo cuando el calor arrecia, se precisará un lavado de cara más intenso, que pueda extraer el exceso de grasa de la piel. Una buena costumbre es lavarse la cara varias veces durante el día para mantener la piel limpia y fresca, evidentemente con el jabón o tónico específico para no irritar la piel y mantenerla radiante en su estado más natural.

4 – Mantén la piel hidratada
Recuerda que el verano es la época en la que tu piel requiere humedad para mantener la hidratación y que una buena mascarilla facial hidrante, utilizada un par de veces por semana, puede ayudar a conseguirlo. Primero lávate la cara y aplica la mascarilla por la noche según las indicaciones para reparar, rehidratar y calmar la piel. Una mascarilla puede tratar condiciones específicas de la piel como sequedad, acné, grasa, etc.

5. Incluye antioxidantes en el cuidado de tu piel
Invierte en un buen suero antioxidante durante el verano. Un suero antioxidante no solo hidrata tu piel, también aumenta la producción de colágeno y elimina los radicales libres dañinos para prevenir daños en la piel. Puedes incluir antioxidantes en tu dieta incluyendo frutas cítricas vegetales verdes y de hojas, té verde, nueces, etc.