Hacer sacrificios para comer mejor: ¿estamos dispuestos?

Parece ser que muy dispuestos no estamos. Según un nuevo estudio de Herbalife Nutrition, el 84 % de los encuestados estaría dispuesto a hacer sacrificios para comer mejor, renunciar a determinados hábitos y perder peso, pero solo el 45 % lo llevará a cabo próximamente. El 28 % de los encuestados declara no comer suficientes frutas y verduras y el 13 % cree que no consume suficientes proteínas.

Dieta saludable

Los consumidores españoles son contundentes cuando hablan de cómo mejorar su salud y qué decisiones tomar para impactar en el planeta de manera positiva. Sin embargo, cuando se trata de poner en práctica estos propósitos, algo nos frena… Estas son las principales conclusiones extraídas del informe de Herbalife Nutrition Intenciones versus realidad: la brecha del bienestar del consumidor, basado en las encuestas realizadas por la empresa de estudios de mercado Mintel a 1.000 consumidores de España, Francia, Alemania, Italia, Países Bajos, Noruega, Polonia, Sudáfrica, Suecia y el Reino Unido.

Una buena nutrición, muy bien valorada

El estudio destaca que una buena nutrición es importante para los consumidores cuando se trata de lograr sus objetivos de bienestar. Un 66 % de los encuestados señalan que una alimentación sana es una de sus prioridades a la hora de adoptar un patrón de vida saludable. En este sentido, el mismo estudio realizado a nuestros vecinos europeos sitúa a España por encima de Francia (63 %) y Alemania (57 %).

El control de peso es otro de los parámetros analizados en este informe como prioridad para lograr el objetivo de introducir cambios saludables en la vida diaria. Un 55 % de los españoles incluye este aspecto en sus propósitos de vida sana, frente al 51 % de Italia, el 45 % de Alemania o el 46 % de Francia.

Pero ¿estamos realmente dispuestos a hacer sacrificios para comer mejor? La mayoría dice que sí: un 84 % de los españoles afirmó que estaría dispuesto a renunciar a determinados hábitos en beneficio de su salud. España e Italia marcan el camino de compromiso hacia un estilo de vida saludable y activo, frente a Alemania, que cuenta con la cifra más baja a la hora de hacer cambios en sus patrones de salud (50 %).

Hacer sacrificios para comer mejor, una decisión difícil de tomar

La investigación ha demostrado que existe una clara discrepancia entre las intenciones del consumidor y la realidad de lo que luego hace. Preguntados por si perderán peso en los próximos meses, solo el 45 % muestra intenciones reales de ponerlo en práctica. Proponerse en serio hacer sacrificios para comer mejor es, por lo que parece, bastante complicado.

Andrea Bertocco, director de asuntos científicos de Herbalife Nutrition en Europa, Medio Oriente y África, amplía este dato: “Si bien es alentador que las intenciones de bienestar estén entre nuestros deseos, debemos ver qué se puede hacer para superar las barreras y convertir intenciones en hechos proactivos. Hay que trasladar a la opinión pública los beneficios de la vida saludable y el impacto en su bienestar. Es una cuestión de educación a largo plazo”.

Otros datos interesantes del informe son los siguientes:

  • El 75 % de los encuestados españoles afirmaron comer sano la mayor parte del tiempo, 11 puntos por encima de los italianos, 9 de los franceses y 12 de los alemanes.
  • Un 25 % de los encuestados afirmó que rara vez o nunca comía de manera saludable.
  • El 28 % de los españoles declaró no comer suficientes frutas y verduras.
  • El 13 % cree que no consume suficientes proteínas.

Estos datos demuestran que el concepto de una alimentación equilibrada no se corresponde con su puesta en práctica, y que existe además un gran nivel de confusión sobre lo que es una dieta saludable. La tendencia se repite en Europa, con datos similares en Italia y Francia. Únicamente en Alemania las cifras son ligeramente más altas. Así, un 25 % de alemanes declararan no comer suficientes frutas y verduras y un 16 % no consume suficientes proteínas.

“Ya sea por falta de conocimiento, apoyo o recursos, existe una brecha importante entre intenciones y acciones sólidas”, afirma Bertocco.

Cómo creemos que debe ser nuestra cesta de la compra

Al observar los hábitos de compra de los consumidores españoles, la investigación reveló que el bajo contenido de azúcar (39 %) y los ingredientes naturales (40 %) son los aspectos más importantes que se tienen en cuenta a la hora de realizar la cesta de la compra.

Si bien estas son opciones obvias para aquellos que buscan mejorar su salud, fue interesante comprobar que evitar los alimentos de origen animal (7 %) y comer grandes cantidades de proteínas (14 %) obtuvieron una puntuación baja, lo que sugiere que hay una falta de comprensión sobre cómo estos dos aspectos podrían afectar a la salud a largo plazo.

En este sentido, existe en general un bajo nivel de compromiso cuando se trata de reducir el consumo de alimentos de origen animal. A nivel mundial, solamente los sudafricanos buscan otro tipo de alimentos vegetales para mejorar su nutrición (59 %). A pesar de que las dietas basadas en plantas están aumentando a nivel mundial, los datos muestran que casi la mitad de los consumidores europeos encuestados piensa que una dieta saludable debe contener proteínas animales y vegetales.