Estados Unidos confirma que abandona la Organización Mundial de la Salud (OMS)

El presidente Donald Trump, durante los últimos meses, ha manifestado su desacuerdo con la forma como la Organización Mundial de la Salud ha ido llevando la lucha contra la pandemia del Covid-19. En el pasado mes de abril, el presidente estadounidense informo que su país retiraría el aporte financieros que hacía a la OMS.  Ahora se confirma: “El Congreso ha recibido la notificación de que el presidente ha retirado a EE.UU. de la OMS en medio de una pandemia”, informó vía  Twitter el senador demócrata Robert Menendez, miembro de la Comisión de Exteriores de la Cámara Alta.

Recientemente, el presidente Trump acuso directamente a China de presionar a la OMS de manera tal que puedan evadir las responsabilidades que tiene ese país por haber sido los creadores del virus. En tal sentido dijo literalmente que “China tiene control total sobre la OMS”.

Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU,  el pasado día 7 de julio, confirmó que EE.UU. les había notificado  su salida, que tendría efectos a partir del 6 de julio de 2021.

Si Estados Unidos deja de aportar fondos a la Organización Mundial de la Salud, esta organización dejará de recibir 400 millones de dólares al año, lo que representa aproximadamente un 15% de su presupuesto total.  Indudablemente esto pone en duda su viabilidad financiera para llevar a cabo una serie de programas de atención médica, así como el apoyo que esta institución podría dar a diversos países en la lucha contra las enfermedades.

Aunque China ha realizado un incremento en los aportes que hace a la OMS, el vacío económico que deja los Estados Unidos es innegable. Tanto es así, que su presidente Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha tratado por todos los medios de convencer a Donald Trump para que reconsidere su decisión de salir de su organización.

Según expertos sanitarios, la salida de los Estados Unidos del organismo de salud, no mejora ni empeora su situación con respecto al covid-19. Además todas las medidas asumidas en cada país se hacen de manera unilateral. En tal sentido, según lo manifestado por el propio Donald Trump, es imperceptible permanecer o no en la institución. Lo que si es cierto es que ahora Estados Unidos podrán tomarse medidas sin el consenso de la OMS.

Aunque para poder aprobar una vacuna en el mundo esta debe cumplir los parámetros del ente de salud, para los Estados Unidos esto no es relevante, ya que si ellos llegasen a encontrar la cura o el tratamiento para la prevención de la enfermedad, la OMS tendría que aprobarla aun si Estados Unidos no fuese miembro activo de ese organismo.

China indudablemente asumirá un papel de liderazgo dentro del organismo multilateral de salud, no solo desde el punto de vista financiero sino también desde el punto de vista rector. Sin embargo, es innegable que se acrecentarían los rumores que existen en la actualidad donde señalan a este organismo apéndice de las Naciones Unidas de proteger a China y de no mostrar toda la verdad con respecto al Covid-19.

Otro aspecto conflictivo de la Organización Mundial de la Salud,  ha sido negar la participación de Taiwán en un foro mundial de salud, sin tener en cuenta sus aportes científicos para el desarrollo de una vacuna y esgrimiendo como justificación que esa nación es una provincia de China, demostrando de esta manera su parcialidad con el gobierno de Xi Jimping.