Consecuencias negativas del abuso de los videojuegos

Durante los últimos años ha crecido enormemente el interés por los videojuegos y cada vez son más las personas que se sumergen en estos mundos de ficción. Hablamos de los ”Gamers”, el problema está en que una práctica excesiva de esta actividad puede ocasionar riesgos para la salud.

La adicción a los videojuegos

La Organización Mundial de Salud ha clasificado la adicción a los videojuegos como un trastorno mental. Lo que para muchos solía ser algo curioso y anecdótico, de pronto pasó a situarse como un tema preocupante y hasta el punto que  jugar  un videojuego ya no puede verse como algo del todo inocuo.

Entre los principales riesgos de esta práctica, se encuentra el aumento de la vida sedentaria entre niños y adolescentes. Este problema ha sido durante las últimas décadas de gran preocupación para profesionales de la salud, puesto que el incremento de la población infantil con sobrepeso y obesidad ha alcanzado niveles críticos.

No solo se trata de pasar todo el día frente a una pantalla y privar al cuerpo de ejercicio físico, sino que también influye de forma negativa en la alimentación. Muchos de los jugadores compulsivos prefieren la comida rápida, para así evitar tener que despegarse durante períodos prolongados de esa actividad que tanto les cautiva.

Contacto con armas y violencia

Otro elemento de riesgo tiene que ver con la relación entre el consumo de videojuegos violentos y el aumento en el uso de armas. Un estudio llevado a cabo en Estados Unidos, demostró la conexión existente entre la práctica de este tipo de juegos con el aumento en la mortalidad por uso no intencional de armas de fuego.

A final de cuentas, el mensaje sin filtros para los niños más pequeños puede llegar a ser un tanto confuso. Muchos entenderán que las armas no son necesariamente peligrosas y que incluso pueden estar pensadas para la diversión.

Según el estudio, los niños a los que les tocó jugar videojuegos violentos eran mucho más propensos a tocar y apuntar con un arma de fuego que aquellos que habían jugado videojuegos sin violencia. Un dato significativo que, sin lugar a dudas, debería mantener alerta a los padres.

Abuso de los videojuegos

La proliferación de los juegos de equipo vía ”streaming”, ha agravado el problema de la adicción a los juegos.

El caso de un hombre de 35 años en Virginia, Estados Unidos, es un ejemplo claro del riesgo que estas iniciativas pueden traer a la salud. Su propuesta era sencilla: completar una maratón de 24 horas jugando el videojuego World of Tanks. Sin embargo, tras 22 horas de juego, el jugador identificado como Brian Vigneault murió.

Como se puede ver, los videojuegos pueden ser bastante nocivos si se realiza un mal uso de ellos y nadie está exento de sufrir sus consecuencias.