Las principales causas del estreñimiento ocasional y cómo evitarlo

El estreñimiento se puede definir como una alteración en la frecuencia de evacuación de las heces. Algunas personas pueden tener este problema de vez en cuando y pasar por alto sus síntomas. Sin embargo, tenerlo bajo control y entender las causas del estreñimiento ocasional es clave para prevenirlo y atenuar las molestias.

Consumir alimentos con fibra ayuda prevenir el estreñimiento ocasional

¿Qué causa el estreñimiento ocasional?

Las alteraciones del tránsito intestinal como el estreñimiento pueden presentarse como consecuencia de muchos factores.

En la mayoría de los casos el estreñimiento ocasional está causado por:

  • Alimentación poco equilibrada: esto puede incluir desde una hidratación insuficiente, que complica la expulsión, hasta una dieta con bajo aporte de fibra, esta última necesaria para favorecer el tránsito a nivel intestinal y mejorar la consistencia de las heces.
  • Medicamentos: la ingesta de determinados fármacos puede producir estreñimiento como efecto secundario.
  • Cambios en la rutina: viajar es una de las principales causas del estreñimiento ocasional. Las alteraciones a la rutina, como el cambio de alimentación y en los horarios de las comidas, en muchas personas producen estreñimiento.
  • Estilo de vida sedentario: la falta de ejercicio físico se considera la causa de muchos problemas de salud. En general, pasar mucho tiempo en la misma postura es poco favorable para el aparato digestivo y puede afectar también al tránsito intestinal, que se vuelve más lento y puede llevar a irregularidades en la expulsión de las heces.
  • Cambios hormonales: las hormonas regulan muchos procesos en el organismo y hasta las variaciones más sensibles pueden afectarnos. El estreñimiento ocasional también puede ser una consecuencia de cambios hormonales. No por nada, algunas mujeres padecen estiptiquez durante el embarazo o la menstruación.
  • Edad: el estreñimiento ocasional puede aparecer con más frecuencia en la tercera edad. Esto se debe a que en esta fase de la vida es más común que las personas tomen medicamentos, sigan una dieta más pobre en fibra y sufran alguna enfermedad que puede reducir la movilidad y fomentar un estilo de vida menos activo.
  • Estrés: altos niveles de estrés pueden tener muchas consecuencias a nivel físico y mental y el estreñimiento puede ser síntoma de que estamos muy estresados. De hecho, el intestino se considera nuestro segundo cerebro y es muy sensible a los cambios anímicos.

¿Qué emociones pueden ser causas de estreñimiento ocasional?

Además del estrés, hay otras emociones que cuando son vividas con mucha intensidad o se mantienen por mucho tiempo pueden originar trastornos de salud.

Favorecen la aparición del estreñimiento ocasional, generalmente, las emociones negativas como la ansiedad, el miedo o el estrés. De hecho, estas emociones tienden a aumentar los niveles de estrés, lo que aumenta la producción de cortisol, que afecta en modo particular a nuestro sistema digestivo.

¿Qué síntomas produce el estreñimiento?

No ir al baño un día puede ser un síntoma de estreñimiento ocasional para una persona acostumbrada a evacuar el intestino cada día. Sin embargo, el tránsito intestinal varía de persona a persona e ir al baño cada dos días podría ser lo normal para algunos individuos.

De todos modos, por definición, una frecuencia de las deposiciones inferior a tres días por semana se considera síntoma de estreñimiento. Otros factores que indican que una persona padece este problema pueden ser:

  • Heces muy secas o de tipo 1 y 2 según la Escala de heces de Bristol.
  • Dolor y dificultad para evacuar.
  • No conseguir defecar.
  • Sensación de evacuación incompleta.
  • Hinchazón y exceso de gases.
  • Otras molestias digestivas.

Además, como consecuencia de estos síntomas la persona con estreñimiento puede sentirse frustrada o no sentirse cómoda para realizar algunas actividades.

¿Cuándo preocuparse?

Cuando se presenta puntualmente el estreñimiento no suele tener consecuencias más allá de los síntomas que desaparecen una vez restablecido el ritmo intestinal. Lo normal es que la situación mejore cuando se retoman los hábitos saludables o se recupera el equilibrio a nivel hormonal y emocional.

No obstante, también hay casos en los que el estreñimiento ocasional puede convertirse en crónico y otros en los que este es un síntoma de alguna enfermedad, como la fibromialgia.

En todo caso, lo ideal es consultar con un médico cuando el problema se presenta con frecuencia, si la persona también experimenta pérdida de peso o aparece sangre en las heces.

¿Qué se puede hacer para prevenir el estreñimiento ocasional?

Seguir una dieta sana y balanceada, rica en alimentos de alto valor nutricional, y practicar actividad física cada día son los presupuestos de una buena salud intestinal. Y si durante un viaje o en un período muy estresante aparecen los síntomas del estreñimiento ocasional puede ser de ayuda:

  • Aumentar el consumo de frutas y verduras ricas en fibra como zanahorias, lechuga y espinacas crudas, naranjas, peras, kiwi y ciruelas.
  • Beber agua suficiente.
  • Realizar actividad física que nos ayude a dejar de lado las preocupaciones y relajarnos.

También puedes seguir algunas pautas muy útiles para mejorar el tránsito intestinal en verano.

En todo caso, recuerda que el estreñimiento es un problema muy común pero no por esto se debe descuidar. Vigilar los síntomas, detectar las causas y seguir algunos consejos sencillos te ayudará a mejorar tu calidad de vida y evitar que se convierta en un problema crónico.