Campaña para reducir el consumo de azucar

El consumo de azúcar es uno de los factores que incide en la obesidad de la población. Este hecho preocupa a las autoridades, de forma que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad español ha anunciado que se está ultimando el primer Plan de Colaboración para la mejora de la composición de los alimentos y bebidas en España 2017-2020. Se trata de una apuesta de colaboración voluntaria y responsable con varios sectores (fabricación, distribución, vending, restauración moderna y catering) para reducir de forma paulatina el azúcar y otros nutrientes, como sal y grasas.

La ministra Dolors Montserrat ha explicado iniciativas del Ministerio para promocionar una vida saludable, como la campaña “Con un poquito de azúcar es suficiente”, que se difundirá en el año próximo donde se recomienda leer la información nutricional de las etiquetas de los productos alimenticios, lo que facilitará ser más conscientes del azúcar total que consumimos.

¿Es malo el azúcar?

Para contestar esta pregunta, consultamos datos sobre la población de Estados Unidos al respecto, publicados por el Instituto Nacional de la Salud  (INS) de ese país,  que marca tendencia en el resto del mundo occidental. Según el INS americano, aproximadamente el 15% de las calorías en la dieta de los adultos estadounidenses provienen de azúcares añadidos. esto significa alrededor de 22 cucharaditas de azúcar al día, sobre todo provenientes de bebidas azucaradas y otros alimentos elaborados que son altos en calorías y no ofrecen ninguno de los beneficios saludables de las frutas y otros alimentos endulzados naturalmente. Los jugos  de fruta contienen naturalmente una gran cantidad de azúcar, sin embargo, a veces se les añade aún más para hacer que tengan un sabor más dulce.

Por su parte la Organización Mundial de la Salud (OMS) también recomienda  reducir el consumo de azúcar sobre todo en la población infantil. En concreto en un informe publicado en 2015,  informa acerca de que  ”los azúcares libres contribuyen a la densidad calórica general de la dieta y pueden promover un equilibrio calórico positivo. Sostener el equilibrio calórico es fundamental para mantener un peso corporal saludable y asegurar una ingesta óptima de nutrientes. Preocupa cada vez más que la ingesta de azúcares libres –sobre todo en forma de bebidas azucaradas– aumente la ingesta calórica general y pueda reducir la ingesta de alimentos que contienen calorías más adecuadas desde el punto de vista nutricional, ya que ello provoca una dieta malsana, aumento de peso y mayor riesgo de contraer enfermedades no transmisibles”.