Cómo evitar el trastorno afectivo estacional

El trastorno afectivo estacional (TAE) aparece en personas que cuentan con una salud mental normal durante la mayor parte del año y, sin embargo, presentan síntomas depresivos en la misma época cada año, con mayor frecuencia en invierno. Los síntomas más comunes incluyen dormir demasiado, tener poca o ninguna energía y comer en exceso.


Este trastorno se identificó por primera vez a principios de la década de 1980 a partir de estudios que intentaban descubrir la causa de del aumento de las depresiones durante los días oscuros del invierno del hemisferio norte.
Existe una correlación entre este trastorno y las horas de luz disponibles. Antes de acudir a tratamientos específicos puede ser una buena idea aprovechar todos los momentos en que sea posible para exponerse a la luz del sol, cuidando como siempre la piel con la protección adecuada. A continuación citamos otros tratamientos disponibles:

Fototerapia
Su objetivo es exponer a las personas con trastorno afectivo estacional a una luz brillante (10.000 lux) durante unos 30 minutos diarios para contrarrestar la menor cantidad de luz solar en los meses más oscuros, generalmente a primera hora de la mañana.

Medicamentos
Debido a que el trastorno afectivo estacional, al igual que otros tipos de depresión, se asocia con alteraciones en la actividad de la serotonina, los medicamentos antidepresivos llamados inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS) también se utilizan para tratar el trastorno afectivo estacional cuando se presentan síntomas.
Todo medicamento puede tener efectos secundarios y  es preciso que sea prescrito por los servicios médicos.

Vitamina D
Debido a que muchas personas con trastorno afectivo estacional a menudo tienen una deficiencia de vitamina D, los suplementos nutricionales de esta vitamina pueden ayudar a mejorar sus síntomas. Sin embargo, los estudios para determinar si la vitamina D es eficaz en el tratamiento del trastorno afectivo estacional han producido resultados distintos según la fuente. Algunos de estos indican que es tan eficaz como la fototerapia, mientras que otros señalan que no detectan ningún efecto.