Beneficios del omega-3, un nutriente de grandes cualidades

El omega-3 es un nutriente de grandes cualidades, que puede mejorar nuestra salud y bienestar general si lo tomamos en las cantidades adecuadas, y que nos ayuda a mantener una serie de funciones corporales cruciales.

Salmón, fuente de omega-3

El omega-3 favorece el cuidado de múltiples órganos de nuestro cuerpo, desde los ojos hasta la piel, pasando por los músculos, las articulaciones, el corazón, el cerebro… Estos son los beneficios más importantes de este nutriente vital.

Dónde encontramos omega-3

De manera natural, este ácido graso se encuentra presente en algunos alimentos que vale la pena incluir en nuestra dieta, para asegurarnos el aporte de este ácido graso de alta calidad. Los alimentos que incorporan omega-3 en mayor proporción son:

  • el aceite: tanto el de oliva como los vegetales
  • el pescado azul: salmón, sardinas, atún, boquerones, caballa…
  • los frutos secos: especialmente las nueces, y también las almendras
  • el marisco: langostinos, gambas, ostras, mejillones…
  • las semillas: sobre todo las de chía y las de lino
  • el aguacate
  • las verduras de hoja verde: como las espinacas o la lechuga
  • el edamame

Pero si no te gustan estos alimentos o crees que no ingieres la cantidad suficiente para obtener el omega-3 que necesitas, también es posible tomar un aporte extra en cápsulas. Son suplementos dietéticos elaborados con aceite de pescado, aceite de krill, aceite de hígado de bacalao o aceite de alga, este último ideal para los vegetarianos y veganos.

¿Y cómo sabemos si tomamos suficiente omega-3? Si consumimos pescado o marisco 3 o 4 veces por semana, verduras de hoja verde en una proporción similar y frutos secos de 3 a 7 veces por semana, lo tenemos resuelto.

Cuáles son los beneficios del omega-3

Estos ácidos grasos poseen grandes beneficios para la salud. Un ejemplo conocido de ello es su contribución a la buena memoria y la función cognitiva. Pero hay más, aquí te explicamos 6 beneficios del omega-3 para tu cuerpo:

1. Omega-3 para la salud ocular

El omega-3 desempeña un papel vital que en el apoyo a la salud ocular. ¿Sabes que el DHA (ácido docosahexaenoico), un tipo de ácido graso omega-3, es un componente estructural clave de la retina, la parte del ojo necesaria para el reconocimiento visual? Por lo tanto, si no obtienes la ingesta adecuada de omega-3 en tu dieta, es posible que estés perjudicando tu propia visión.

2. Omega-3 para la inflamación

La inflamación forma una parte importante de la respuesta inmunológica del cuerpo, pero también es la raíz de muchos problemas de salud, desde ciertos tipos de enfermedades cardiovasculares hasta la fibromialgia y la artritis.

Los beneficios del omega-3 en este aspecto provienen de su acción antiinflamatoria. Se cree que este ácido graso puede ayudar a reducir la inflamación al amortiguar las reacciones inflamatorias y reducir los niveles de citocinas y eicosanoides proinflamatorios.

Los ácidos grasos omega-6, como el omega-3, son vitales para una serie de funciones corporales y ciertos tipos de estos ácidos pueden incluso ayudar a reducir la inflamación.

3. Omega-3 para la salud muscular y articular

Las propiedades antiinflamatorias del omega-3 pueden hacer maravillas en lo que respecta a los músculos y las articulaciones. De esta manera, ayudan a mantener la movilidad, especialmente a medida que el cuerpo envejece. Esto se debe a que la producción de cartílago, los tejidos conectivos que ayudan a amortiguar las articulaciones, disminuye con el paso de los años. Por este motivo, cuanto más mayores somos, más vulnerables al dolor y la inflamación de las articulaciones.

4. Omega-3 para la piel

Este ácido graso beneficia a las membranas de la piel, ya que ayuda a reparar cualquier célula o tejido dañado y mejora la fuerza de la epidermis para que los patógenos y alérgenos tengan menos facilidad para penetrar. Sus propiedades antiinflamatorias también funcionan para reducir la hinchazón y, dado que la inflamación puede ser un desencadenante importante de afecciones de la piel -como el acné , el eccema y la psoriasis-, se cree que el omega-3 puede ayudar a controlar estas afecciones.

5. Omega-3 para una función cerebral saludable

Podría decirse que uno de los principales reclamos de la fama de los beneficios del omega-3 es su capacidad para ayudar a mantener una función cerebral saludable.

Estos ácidos grasos son un componente importante del cerebro, por lo que no sorprende que este nutriente se relacione con tanta frecuencia con la función cerebral. Como antiinflamatorio natural, ayuda a reducir la inflamación en el cerebro que podrían interrumpir señales cerebrales cruciales. La investigación, además, también ha indicado que el omega-3 podría ser útil para la pérdida leve de memoria.

6. Omega-3 para el corazón

El omega-3 puede hacer maravillas en el corazón. Tomamos la palabra a la Asociación Estadounidense del Corazón, que afirma que ” los ácidos grasos omega-3 benefician el corazón de las personas sanas y las que tienen un alto riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares“.

Los beneficios del omega-3 para el corazón incluyen el control de la tensión arterial y la reducción del colesterol y de los triglicéridos.