Aprender a tocar un instrumento es beneficioso para niños con deficiencia auditiva

Un grupo de investigadores de la Universidad de Macquarie en Sídney (Australia) ha revelado que el aprendizaje musical con instrumentos es beneficioso para menores con algún tipo de deficiencia auditiva, un público numeroso en España, ya que según la Confederación Española de Familias de Personas Sordas (FIAPAS):

  • Cinco de cada mil niños recién nacidos padece deficiencia auditiva de distinto grado.
  • Uno de cada mil recién nacidos presenta sordera severa o profunda.
  • Alrededor de dos mil familias, cada año, están afectadas por la presencia de una discapacidad auditiva en uno de sus hijos.
  • El 80 % de las sorderas infantiles permanentes están presentes en el momento de nacer.
  • El 60 % de las sorderas infantiles tienen origen genético.
  • Sólo en el 50 % de los recién nacidos con sordera se identifican indicadores de riesgo.

En concreto, esta investigación publicada en el Journal of Speech, Language and Hearing Research se basó en el aprendizaje musical de 14 niños en un periodo de doce semanas, durante las cuales compaginaron la formación presencial con lecciones telemáticas impartidas mediante una aplicación.

Al término del programa, los participantes con deficiencias auditivas fueron examinados acerca de su percepción del sonido de los instrumentos y de la voz humana, comprobando su capacidad para asociar frases con preguntas o afirmaciones en función del ritmo, la cadencia y el tono, por ejemplo. Como resultado, obtuvieron una mejora general del 14%, y en particular su habilidad para identificar instrumentos musicales se elevó un 8%, lo que confirma una percepción del timbre más acusada.

Además, la musicoterapia demostró ser una herramienta eficaz para mejorar las destrezas comunicativas en niños con limitaciones auditivas. También les ayudó a canalizar sus emociones y a regular su respuesta e interacciones sociales, beneficios que son extrapolables a cualquier grupo de estudio de similares características.