Alergia alimentaria infantil

La alergia a ciertos alimentos está creciendo de forma exponencial en todo el planeta. De hecho, se estima que en el mundo hay más de 520 millones de personas que la padecen, de los cuales dos millones están en España.

Los niños son la población más afectada por las alergias alimentarias. Según el II Observatorio Mediterránea del Comedor Escolar, uno de cada 10 niños en edad escolar presenta alguna alergia alimentaria, un 3% más que en el año anterior. Las alergias alimentarias más frecuentes en entre los más pequeños, que son los que más pueden causar la anafilaxia, suelen ser las alergias a las proteínas de la leche y el huevo, mientras que en la población adulta predominan las reacciones a proteínas presentes en cereales, frutas, frutos secos, verduras y hortalizas.

Más de 160 alimentos están descritos como causantes de alergias e intolerancias alimentarias, siendo los alimentos que con mayor frecuencia producen estas reacciones, los que deben incluirse en el etiquetado alimentario cuando estén presentes como ingredientes o como trazas. En la actualidad hay 14 alimentos alérgenos identificados por el Reglamento UE nº 1169/2011, relativo a la información alimentaria, concretamente los cereales que contienen gluten, la leche, el huevo, el pescado, crustáceos y mariscos, los cacahuetes, los frutos de cáscara, el apio, la mostaza, la soja, los altramuces y los sulfitos.

“Los alérgenos son sustancias que pueden provocar una reacción alérgica y de hipersensibilidad, incluso con exposición a bajas concentraciones de producto, pudiendo causar daños graves para la salud en personas susceptibles”, señala Juan Ramon Ortiz, director de la compañía MicroPlanet, especializada en el suministro de productos y servicios para el laboratorio y la industria, que añade que “en la actualidad no existe ningún tratamiento farmacológico para tratar las alergias alimentarias. La única solución pasa por suprimir de nuestra alimentación, el alimento que nos produce dicha reacción”.