¿Qué diferencia hay entre aditivos alimentarios naturales y artificiales?

Los aditivos son sustancias presentes en la mayoría de productos alimentarios que consumimos cada día. Seguramente te suene algún tipo de aditivo, como los conservantes. No obstante, para muchos, este tipo de aditivos y el resto siguen siendo grandes desconocidos. Aquí te vamos a indicar la definición de aditivos alimentarios y la diferencia entre aditivos naturales y artificiales.

Los colorantes son un tipo de aditivo de alimentos
¿Qué son los aditivos alimentarios y para qué sirven?

Cuando se habla de aditivos alimentarios se hace referencia a una serie de sustancias que se añaden a los alimentos para mejorar o preservar sus propiedades organolépticas, es decir, color, olor, textura y sabor, y que además garantizan una correcta conservación. Estas sustancias no poseen de por sí un valor nutricional y no las consumimos habitualmente en la dieta como alimentos, pero son indispensables en la elaboración y transformación de la mayoría de productos alimentarios.

De hecho, el uso de aditivos en las comidas es algo que el ser humano lleva haciendo desde hace siglos y es una tradición común de muchas sociedades. La sal es probablemente uno de los primeros aditivos utilizados por su papel indispensable en la conservación de carnes y pescados.

Además de la sal, existen muchas sustancias de origen natural o sintético que se clasifican en base a la función que desempeñan. Hoy en día, gracias a la tecnología, se han desarrollado muchos aditivos nuevos para satisfacer las necesidades de la sociedad moderna, aumentar la seguridad alimentaria y el aspecto de los alimentos.

Entre los principales tipos de aditivos de alimentos destacan:

  • Colorantes: se utilizan para dar más color al alimento y así mejorar su aspecto.
  • Conservantes: su uso evita el deterioro de los productos alimentarios debido a la acción de bacterias y microorganismos.
  • Aromatizantes: se emplean para mejorar, modificar o uniformizar el sabor y olor de los alimentos.
  • Antioxidantes: añadir antioxidantes a la comida previene la oxidación, que puede alterar el color, el sabor y, en definitiva, evita que el alimento se ponga malo.
  • Edulcorantes: con este tipo de aditivos se puede aumentar el dulzor de un producto alimentario sin necesidad de añadir azúcar en los alimentos.
  • Acidulantes: modifican el sabor y regulan el nivel de acidez.
  • Estabilizantes y espesantes: permiten modificar la textura del alimento para obtener un resultado más agradable y atractivo.

En Europa los aditivos se indican con la letra E seguida por un número. A nivel internacional, la OMS y la FAO vigilan sobre la seguridad de los aditivos en los alimentos y en Europa la venta de aditivos alimentarios y alimentos que los contienen deben atenerse a las estrictas normas y controles de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA).

Diferencia entre aditivos naturales y artificiales

Cada tipo de aditivo cuenta con varias sustancias admitidas para uso alimentario y estos aditivos pueden ser de origen animal, vegetal, mineral o sintético.

Los aditivos que se obtienen a partir de animales, vegetales o minerales se consideran naturales porque están presentes en la naturaleza y no implican el uso de otras sustancias.

Los aditivos artificiales o sintéticos se obtienen a través de procedimientos que incorporan sustancias que no se clasifican como naturales o productos de síntesis.

Ejemplos de aditivos naturales para alimentos

E406 o agar, un espesante compuesto por algas, E440 pectina de la manzana y otros vegetales y E100 o curcumina extraída de la cúrcuma son algunos ejemplos de aditivos alimentarios naturales que no contienen sustancias sintéticas.

Tipos de aditivos artificiales en los alimentos

Los aditivos artificiales abundan en la clase de los conservantes. Algunos ejemplos son el ácido benzoico (E210), utilizado en los refrescos, el diacetato de sodio (E262II), para alargar la vida útil de alimentos como el pan y la carne y el sorbato de potasio (E202), que se utiliza para la conservación del vino y también puede ser de origen natural.

¿Son dañinos para la salud los aditivos alimentarios?

No todos tienen claro la función de los aditivos alimentarios o la diferencia entre aditivos alimentarios naturales y artificiales. Tal vez por esta razón, existen muchas dudas y mitos sobre los efectos de estas sustancias para la salud.

El glutamato monosódico, por ejemplo, es uno de los ingredientes que levanta más polémicas por su supuestos efectos adictivos, conocidos como “síndrome del restaurante chino”. Sin embargo, según la Unión Europea todos los aditivos alimentarios autorizados por la EFSA son seguros y no representan un peligro para la salud humana si se utilizan correctamente.

Todos los aditivos autorizados en la UE han sido sometidos a diversos controles y pruebas por autoridades sanitarias internacionales y han sido revisados por el organismo europeo competente antes de ser admitidos.

Aun así, es cierto que algunas personas con patologías de tipo alérgico pueden presentar cierta sensibilidad a determinados aditivos alimentarios. Aunque actualmente no se sabe exactamente la incidencia de efectos secundarios de los aditivos, la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) recuerda toda una serie de aditivos con las principales reacciones adversas que se conocen hasta ahora. En el listado aparecen tanto aditivos naturales como artificiales con potenciales efectos secundarios como urticaria, alergias alimentarias, rinitis, asma y dermatitis atópicas.