5 consejos para adaptarse mejor al cambio de hora

El fin de semana del 30 de octubre se activa el cambio de hora de invierno. Durante  la madrugada del 30 retrasaremos 1 hora nuestros relojes, de esta forma el domingo tendrá una hora más.

A continuación publicamos algunos consejos útiles para minimizar el impacto negativo del cambio de hora.

  • Vete a la cama y levántate a la misma hora. Duerme al menos siete horas los días antes y después de la transición: es mejor mantener los horarios de cama constantes. Cuanto más te ciñas a tu rutina normal, más rápido se adaptará tu cuerpo al cambio de hora.
  • Buenos hábitos antes de acostarse.  Deja de consumir bebidas con cafeína de cuatro a seis horas antes de acostarse. Evita el alcohol por la noche.  Evita el ejercicio intenso las cuatro horas previas a la hora de acostarse porque el aumento de la temperatura del cuerpo puede dificultar la conciliación del sueño.
  • Apagar el teléfono móvil una hora antes de acostarse.
    La luz de alta intensidad de los dispositivos electrónicos inhibe la melatonina, una hormona que desencadena la somnolencia. La luz de las pantallas estimula el cerebro y dificulta el sueño de la misma manera que lo hace la luz del sol. Podemos aplicar el mismo principio a la pantalla de la televisión.
  • Mantener la hora de la cena constante.
    En los días cercanos al cambio de hora, cena a la misma hora o incluso coma un poco más temprano. Nuestro ciclo de sueño y nuestros patrones de alimentación se afectan mutuamente. No comas en exceso. Puede ayudar comer más proteínas en lugar de carbohidratos.
  • Exponte a la luz por la mañana.
    Sal y toma  la luz del sol de la mañana el domingo 31 de octubre,  después del cambio de hora,  para ayudar a regular tu reloj interno.
  • Toma una siesta breve.
    Aunque parezca un contrasentido, si estás empezando a acumular horas sin dormir, es más seguro y saludable para tu cuerpo tomar una breve siesta que continuar sin dormir. Es importante que no dure más de 20 minutos.