5 alimentos procesados que pueden empeorar la memoria y la concentración

Uma Naidoo, experta en psiquiatría nutricional es profesora de medicina de la Universidad de Harvard y ha informado sobre cinco alimentos procesados que pueden dañar la memoria y la concentración. Uma Naidó es autora del libro “This Is Your Brain on Food” y  estudio cómo nuestras bacterias intestinales pueden desencadenar procesos metabólicos e inflamación cerebral que afectan la memoria. Los estudios existentes apuntan a que podemos reducir la posibilidad de demencia al evitar alimentos que puedan comprometer nuestras bacterias intestinales y debilitar nuestra memoria y concentración.

1- Azúcares añadidos

El cerebro utiliza energía en forma de glucosa, para impulsar las actividades celulares. Una dieta alta en azúcar puede conducir a un exceso de glucosa en el cerebro, lo que los estudios han relacionado con problemas de memoria y menos plasticidad del hipocampo, la parte del cerebro que controla la memoria. La American Heart Association (AHA) recomienda que las mujeres no consuman más de 25 gramos de azúcar agregada por día y que los hombres no consuman más de 36 gramos de azúcar agregada por día.

2- Comida frita

La comida frita es sabrosa al paladar y una tentación cuyo exceso deberíamos evitar. Según informa la doctora Naidoo, a partir de los resultados de un estudio en el que participaron 715 personas y midió sus niveles de depresión y resistencia mental en que  se documentó su nivel de consumo de alimentos fritos. Efectivamente, los investigadores descubrieron que aquellos que consumían más alimentos fritos tenían más probabilidades de desarrollar depresión.

3 -Carbohidratos de alta carga glucémica

El cuerpo procesa los carbohidratos refinados de la misma forma que lo hace con el azúcar.  En 2018, unos  investigadores trataron de encontrar la relación entre algún determinado tipo de carbohidratos con la depresión. Administraron un cuestionario llamado “índice de calidad de carbohidratos” a 15.546 participantes.

Los carbohidratos de “mejor calidad” se definieron como cereales integrales, alimentos con alto contenido de fibra y aquellos clasificados en un lugar bajo en el índice glucémico (IG). El IG es una medida de la rapidez con que los alimentos se convierten en glucosa cuando se descomponen durante la digestión; cuanto más rápido se convierte un alimento en glucosa en el cuerpo, mayor es su clasificación IG. Los investigadores descubrieron que las personas que estaban comiendo carbohidratos de mejor calidad, tenían un 30% menos de probabilidades de desarrollar depresión que las que consumían carbohidratos con un IG alto.

Los carbohidratos de alto IG a evitar son las patatas, el pan blanco y el arroz blanco. En cambio, la miel, el jugo de naranja y los panes integrales son alimentos de IG medio. Por último los alimentos con IG bajo incluyen vegetales verdes, la mayoría de las frutas, zanahorias crudas, frijoles, garbanzos y lentejas.

4 -Alcohol

En 2018, un estudio publicado en el  British Medical Journal, concluyó que las personas que consumían más de catorce bebidas alcohólicas por semana tenían un mayor riesgo de demencia en comparación con las que bebían alcohol con moderación.

5 -Nitratos

Los nitratos se usan como conservantes y también para dar color a embutidos carnes procesadas como las  salchichas. En algunos casos pueden provocar desórdenes de asimilación intestinal e influir en la estabilidad emocional, según informa la doctora Naido. En caso de consumir este tipo de alimentos procesados sugiere elegir los que contengan trigo sarraceno como complemento. La harina de trigo sarraceno contiene importantes antioxidantes que pueden contrarrestar algunos de los efectos negativos para la salud de estas carnes.