Un 44% de los españoles aumentaron de peso durante el confinamiento

La mala alimentación y la falta de actividad física han sido los dos principales motivos a este incremento de peso tan dañino para el bienestar del organismo durante el confinamiento. Tal y como se extrae del estudio de realizado por la Sociedad Española de Obesidad (SEEDO), un 44,3% de la sociedad española afirma haber aumentado de peso durante el confinamiento. Y de este 44,3%, el 73% están ubicados en el rango de elevación del peso entre 1 y 3 kgs.

Este estudio también destapa los malos hábitos alimentarios mantenidos durante el confinamiento. Un 18% de la población reconoce que su forma de comer ha sido picotear continuamente (una tasa que asciende hasta el 44% en jóvenes de 18-24) y el 56% de la población admite que comió más de 3 veces al día durante el confinamiento.

Más de un 40% de los encuestados en este estudio explica haber tenido más sensación de hambre durante el confinamiento, siendo la ansiedad, seguida del aburrimiento, el principal motivo de este incremento de apetito.

A todos estos datos hay que sumarle otro aspecto importantísimo como es el descenso de la actividad física. El 56% asegura que hizo menos ejercicio durante el confinamiento frente al 18% que dijo que más. Más de la mitad de la población del estudio indica que pasó más de 5 horas sentado a lo largo del día y el 30% consumió más de 5 horas de televisión al día.

Un buen truco para evitar “atacar a la nevera” cuando estamos confinados es tomar una fruta saciante con la manzana cuando aparece el deseo de comer algo de forma compulsiva. Esta fruta es saciante por la razón de que su piel contiene pectina, un tipo de fibra que ayuda a calmar el apetito. Además, la manzana  desinflama la mucosa digestiva y protege la flora intestinal inhibiendo el desarrollo de bacterias patógenas en el intestino.