Estrés laboral: 3 de cada 4 españoles siempre están conectados al trabajo

En mayo de 2019, la Organización Mundial de la Salud (OMS) reconocía oficialmente como enfermedad el estrés laboral, el ‘burnout’ o ‘desgaste profesional’, como un trastorno emocional vinculado al ámbito laboral que aparece como consecuencia de una situación de estrés laboral crónico, fruto de la incapacidad para desconectar del trabajo, lo que repercute negativamente en la salud física y mental. Este síndrome, que tiene graves consecuencias en el bienestar de los empleados y, en última instancia, en su productividad, se ha convertido en un problema que conviene afrontar y prevenir desde las empresas, con el departamento de Recursos Humanos al frente. Sobre todo, teniendo en cuenta el auge de los entornos de trabajo híbridos y el impacto de la situación actual en la salud emocional de los empleados.

Estudios recientes demuestran que el porcentaje de empleados españoles que afirman vivir inmersos en una cultura “siempre conectados” en su trabajo asciende al 74%. Y es que el hecho de que muchas personas hayan pasado a tener la oficina en casa ha provocado que sea más complicado desconectar del trabajo fuera del horario laboral, y es especialmente palpable cuando concluye la jornada de trabajo (55%) y los fines de semana (44%).

Existen colectivos especialmente sensibles a la situación actual: Según el Informe Educación del estudio #affor “Impacto del COVID-19 en la salud psicológica de los trabajadores” El 90% de los profesores ha sufrido alteraciones de sueño por la pandemia, un 89,5% nerviosismo, irritabilidad o tensión y un 42,7% se siente poco feliz y deprimido con su trabajo.
El 71,33% de los profesores encuestados requeriría realizar una valoración detallada desde el área de salud ocupacional por posible ansiedad y depresión.
Sdegún la consultora Affor, los riesgos psicosociales en el sector educativo han sido históricamente unas las principales causas de malestar en los docentes y, durante la pandemia del COVID-19 se han agravado. Con el regreso a las aulas, cobra una especial relevancia el estado psicológico de los profesionales docentes que se analiza en el Informe Educación de la consultora Affor Prevención Psicosocial, elaborado a partir del estudio ‘Impacto del COVID-19 en la salud psicológica de los trabajadores en España’.