Situación de la gripe

La gripe es una enfermedad infecciosa aguda de las vías respiratorias causada por un virus. Entre sus características más importantes está su elevada capacidad de transmisión de una persona a otra. Se presenta generalmente en invierno y de una forma epidémica, es decir, que cada año nos enfrentamos a una temporada en la que puede producirse una gran actividad y circulación del virus de la gripe (predominantemente en los meses de noviembre a marzo).

La gripe es un importante problema de salud, tanto por la mortalidad que puede provocar directa o indirectamente, como por las complicaciones que puede ocasionar y los costes económicos y sociales que origina. La proporción de población afectada durante las epidemias anuales oscila entre el 5 y 15% en poblaciones grandes, y es superior al 50% en grupos de población cerrados como internados escolares o asilos.

Tipos de virus

Los virus de la gripe pertenecen a la familia de los Orthomyxoviridae. Existen tres tipos de virus gripales: A, B y C. Los más importantes son los tipos A y B, ya que el C no produce epidemias y sólo provoca infecciones sin síntomas o con cuadros clínicos poco trascendentes y en casos aislados.

El virus A es el principal causante de las epidemias que se producen cada año y mientras que el virus gripal B se presenta generalmente en brotes más localizados.

Los virus tipo A se dividen en subtipos basándose en dos proteínas (antigenos principales) de la superficie del virus. Estas proteínas se denominan hemaglutinina (H) y neuraminidasa (N) y forman las espículas que se insertan en la envoltura del virus. Los virus gripales B y C, sin embargo, presentan menos rango de variación y no reciben denominaciones de subtipo. Los subtipos más frecuentes de virus A que actualmente están en circulación entre humanos y son anualmente incluidos en la vacuna antigripal son A (H1N1) y A (H3N2). Además de estas, en la vacuna se incluye también una cepa de virus B.

Situación actual en España en cuanto a la afectación de la gripe

Según datos del Sistema de vigilancia de la Gripe en España, en la semana 48/2017, todas las redes registran un nivel de intensidad gripal basal, excepto Asturias y País Vasco, que señalan un nivel bajo, con una tasa de incidencia por encima de su umbral basal por primera vez en el País Vasco, y por tercera semana consecutiva en Asturias.

Se señala una difusión local de la enfermedad gripal en Asturias y País Vasco; esporádica en Aragón, Baleares, Canarias, Castilla La Mancha, Castilla y León, Cataluña, Comunitat Valenciana, Madrid, Melilla y Navarra; y nula en el resto del territorio sujeto a vigilancia. La evolución de la actividad continúa estable en la mayor parte del territorio sujeto a vigilancia.

La tasa global de incidencia de gripe en la semana 48/2017 es de 32,87 casos por 100.000 habitantes, situándose por debajo del umbral basal establecido para la temporada 2017-18 (55,77 casos por 100.000 habitantes). Se notifica un nivel basal de intensidad de la actividad gripal, una circulación esporádica y una evolución estable. En cuanto a la evolución por grupos de edad, las mayores tasas de incidencia de gripe se observan en los menores de 15 años, con un incremento significativo en el grupo de 5-14 años.

En el mapa de la difusión espacio-temporal de la incidencia de gripe de la semana 47/2017 se observa un nivel bajo de actividad gripal en la mayoría del territorio vigilado, con zonas de incremento de incidencia gripal principalmente en Asturias, pero también en zonas de Cataluña, País Vasco, Castilla y León, Madrid, sur de Extremadura y Andalucía. Más información sobre el análisis geográfico de la incidencia de gripe puede consultarse aquí.
vgripe.isciii.es/gripe/private/indexprivate.jsp?permisoMenu=true&permisoRed=true&permisoGestion=true