Realidad virtual para combatir las fóbias

Con el avance de la tecnología, algunas áreas como la realidad virtual se han ido aplicando a más facetas que a la de los videojuegos. Una de las vertientes en las que se ha introducido la realidad virtual es en la psicología, en donde presta un servicio orientado al tratamiento de problemas psicológicos comunes, como las fobias, obteniendo buenos resultados.

Grupolaberinto acaba de incluir entre sus tratamientos psicológicos la técnica de la realidad virtual. Un nuevo método cuyo objetivo es el de mejorar la eficacia de las intervenciones. El terapeuta puede ajustar la intensidad de las sesiones a cada paciente y controlar muchas variables relevantes de los entornos virtuales.

Las terapias de realidad virtual están dirigidas al tratamiento de algunos de los problemas psicológicos más frecuentes: trastornos de ansiedad como fobias (animales, espacios cerrados, alturas, volar etc.), ataques de pánico, TOC, ansiedad generalizada, ansiedad social, estrés postraumático, trastornos alimenticios, TDAH, etc.

¿En qué consiste la técnica de la realidad virtual?

Las simulaciones 3D inmersivas permiten a los pacientes experimentar sus reacciones emocionales características como si se tratase de situaciones reales, con la ventaja de que el paciente se encuentra en un contexto más seguro y controlado. Esto le predispone a querer enfrentar sus problemas y practicar respuestas alternativas de afrontamiento, en lugar de evitar el malestar y los estímulos asociados al mismo.

Es preciso señalar que la realidad virtual, más que una terapia en sí, supone un complemento terapéutico para el abordaje de múltiples trastornos psicológicos y también permite llevar a cabo un entrenamiento en técnicas de relajación, EMDR (estimulación bilateral para el reprocesamiento de recuerdos), mindfulness y habilidades sociales, entre otras. Por otro lado, también se puede emplear como recurso para trasmitir contenidos psicoeducativos relevantes sobre aspectos relacionados con la salud y las emociones.