El PH de la piel y los perfumes

El pH es una medida de acidez o alcalinidad. El manto protector de la piel es ligeramente ácido, no está de más conocer los aspectos más importantes relativos al cuidado de la piel según el pH que tenga: en el caso de los perfumes de imitación no podía ser menos, ya que, según el tipo de piel que tenga un consumidor, se recomienda una clase de fragancia u otra.

Así, el grado de pH es fundamental para mantener en perfecto estado la piel de quien vaya a aplicarse ese producto; no solo se mantendrá el cuidado de la piel, sino que se aprovechará más las propiedades con las que cuenta la fragancia en concreto.

Piel ácida

Este tipo de piel, que cuenta con una graduación de entre 10 y 15, suele estar seca y enrojecida, por lo que tiende a modificar las notas olfativas de las fragancias, aportando mayor intensidad a unos productos que ya de por sí sean bastante intensos, por lo que se aconseja para las personas con este tipo de piel un perfume ligero, como aquellos frutales o amaderados para que no se elimine la acción de las notas olfativas que incorporan.

Piel alcalina

Con un pH superior a 21, en este tipo de piel, en la que hay mayor concentración de hidrógeno, el aroma se fija con más facilidad. Las fragancias destinadas a esta piel son leves y sutiles, de carácter tenue para que se perciban mejor en distancias cortas.

Piel neutra

Se trata de la graduación intermedia entre las anteriores clases de piel según su nivel de pH. En caso de que el usuario tenga un pH entre 16 y 20, tendrá la certeza de que cualquier fragancia puede ser idónea para las personas con este tipo de piel.

Recomendaciones para comprobar el pH de la piel

Lo normal es que las personas no tengan claro cuál es el pH de su piel, por lo que deberá comprobarse antes de adquirir un tipo de perfume u otro.

Una buena prueba podría consistir en rociar un poco de perfume sobre papel y ver cuánto tiempo se mantiene su aroma, siendo 5 horas el mínimo de un perfume de calidad. Tras comprobarlo, hay que rociar un poco en la piel y comprobar también cuánto tiempo aguanta. Si el aroma aguanta menos que en el papel, se podrá decir que la piel es ácida, mientras que en el caso contrario tendería a ser una piel más alcalina.