Medidas para protegerse del sol

A finales de Junio es especialmente necesario protegerse del sol ya que el hemisferio norte de la tierra alcanza su posición más perpendicular respecto asu eje. Este hecho causa que sea un hemisferio orientado hacia el Sol, mientras, en el otro hemisferio es invierno porque los rayos de sol llegan de una manera mucho más sesgada y la transmisión de radiación solar no es tan efectiva.

Durante los meses de verano es preciso protegerse de la radiación solar.

Relacionamos a continuación medidas a tomar para prevenir quemaduras y otras consecuencias nefastas para la salud provocadas por la exposición al sol en los meses de verano.

  • Evitar la exposición solar en las horas centrales del día. Los rayos UV solares son más fuertes entre las 10 de la mañana y las 4 de la tarde. Tenga especial cuidado con la exposición al sol durante esas horas.
  • Tener en cuenta el índice UV. Este importante dato le ayuda a planificar las actividades al aire libre para evitar una exposición excesiva a los rayos del sol.
  • Es necesaria protección solar siempre que el índice UV prevea niveles de exposición de moderados a altos, por ejemplo un índice UV de 3 o superior.
  • Aprovechar las sombras. Buscar la sombra cuando los rayos UV sean más intensos, pero es preciso no olvidar que los árboles, las sombrillas o los toldos no protegen totalmente contra la radiación solar.
  • Usar ropas que protejan. Un sombrero de ala ancha protege debidamente los ojos, las orejas, la cara y la parte posterior del cuello. Las gafas de sol con un índice de protección del 99%-100% frente a los rayos UVA y UVB reducen considerablemente los daños oculares debidos a la radiación solar. Las prendas de vestir holgadas y de tejido tupido que cubran la mayor superficie corporal posible también protegen contra el sol.
  • Utilizar cremas con filtro solar, crema protectora de amplio espectro, con factor de protección igual o superior a 30. Extenderla generosamente sobre la piel expuesta y repetir la aplicación cada dos horas, o después de trabajar, nadar, jugar o hacer ejercicio al aire libre.
  • Nunca debe utilizarse la crema con filtro solar para prolongar la exposición al sol.
  • Evitar las lámparas y las camas bronceadoras. Las lámparas y las camas bronceadoras aumentan el riesgo de cáncer de la piel y pueden dañar los ojos si no se usa protección. Debe evitarse completamente su uso.
  • Protejer a los niños. Los niños suelen ser más vulnerables a los riesgos ambientales que los adultos. Cuando estén al aire libre, hay que protegerlos de la exposición a los rayos UV. Los bebés deben permanecer siempre a la sombra.