Las alérgias por ácaros del polvo

Los ácaros del polvo son artrópodos que no pueden verse a simple vista (miden entre 0,2 y 0,5 mm.) y se pueden encontrar en cualquier lugar del mundo, preferentemente en las zonas con humedad alta y clima templado. Se sienten a gusto entre el polvo de los hogares. No les gusta la luz y precisan humedad por lo que pueden aparecer en tejidos como las alfombras, almohadas y peluches. Se alimentan de las escamas de la piel de los humanos y de los animales.

Aunque por su acción directa son inofensivos, constituyen una de las causas de alergia respiratoria más frecuentes. Cuando la temperatura ambiente es igual o superior a los 25 grados y la humedad al 70%, se reproducen con extrema facilidad.

Los síntomas

Se pueden presentar como un cuadro de goteo nasal acuoso , congestión nasal y estornudos.
También se puede manifestar como asma bronquial con dificultad respiratoria. En algunos casos puede presentarse en forma de dermatitia atópica.

Cómo prevenir la alérgia a los ácaros del polvo

La mejor manera de prevenir las alergias es evitar el contacto con el alergeno que las genera, el problema con el polvo en casa es que está siempre presente.

Algunos consejos para disminuirla presencia de estos molestos habitantes son:

  • Utilizar un aspirador con filtro HEPA.
  • Guardar  periódicos, peluches, etc. en el interior de armarios.
  • Utilizar almohadas de poliéster y edredones o mantas lavables.
  • Lavar la ropa de la cama a más de 60º C.
  • Evitar moquetas, sustituirlas por alfombras lavables.
  • Usar el aire acondicionado para reducir los niveles de humedad de la casa.
  • Evitar que los animales entren en los dormitorios

El tratamiento farmacológico

  •  Antihistamínicos de segunda generación (astemizol, cetiricina y loratadina) son eficaces y tienen menos efectos secundarios que los de primera generación
  • Descongestionantes nasales: sprays nasales de cromoglicato sódico o antihistamínicos son beneficiosos para prevenir los síntomas.
  • En aquellas ocasiones en las que el tratamiento anterior no es eficaz y se conoce la sustancia concreta que produce la alergia, se puede intentar la inmunoterapia (con vacunas antialérgicas).