La salmonella pudo causar la desaparición del 80% de los aztecas

La salmonella, pudo causar la desaparición del 80% de los aztecas, debido a una epidemia que hace 500 años mató a 15 millones de personas en México a causa de una fiebre entérica (o tifoidea).

En 1545, en las postrimerías del Imperio azteca, miles de personas empezaron a presentar una fiebre alta, dolores de cabeza y sangrado de ojos, boca y nariz. Morían en general al cabo de tres o cuatro días.
La investigación, publicada en el diario científico Nature, Ecology and Evolution,  identificó el agente patógeno de la salmonella entre los restos mortales de decenas de personas enterradas bajo el yacimiento de Yucundaa-Teposcolula, en Oaxaca.

Los científicos responsables de esta investigación pertenecen al Instituto para la Ciencia de la Historia Humana Max Planck (MPI-SHH, por sus siglas en alemán), a la Universidad de Harvard y al Instituto Nacional Mexicano de Antropología e Historia (INAH).

La evidencia para demostrar la causa de esta pandemia es que se han encontrado en los dientes de los cadáveres investigados, con más de 500 años, restos de la bacteria salmonella enterica. Considerada como una de las primeras plagas del mundo, los escritos de la época indican que la enfermedad provocaba fiebres altas, dolores en el estómago, diarreas y hasta sangrado, lo que provocaba que sus víctimas fallecieran en cuestión de días. Ninguno de estos síntomas se correspondía con las enfermedades conocidas en la época como el sarampión o la malaria.
Después de cinco años, la epidemia, conocida como “cocoliztli” (pestilencia) habría matado a un 80% de la población. Su causa, cuestionada desde entonces, fue descubierta por un grupo de científicos que tras descartar la viruela, el sarampión, las paperas y la gripe, apuntaron a una “fiebre entérica”.

La salmonella es una bacteria que causa la enfermedad de la salmonelosis. Esta bacteria que en general vive en los intestinos de los animales y de los humanos provoca epidemias potencialmente peligrosas si no se recibe el tratamiento adecuado y siempre extremando las medidas de limpieza. El siguiente paso es detectar el foco que las produce.

Evidentemente los aztecas no tenian la información suficiente para combatir esta enfermedad. Probablemente hubieran evitado un impacto tan catastrófico siguiendo los siguientes consejos:

  • Lavarse bien las manos , para evitar la transferencia de las bacterias a los alimentos cocinados o a la boca.
  • Poner especial atención en la higiene en estas situaciones:
    • Usar el baño
    • Cambiar un pañal
    • Manipular carnes y aves crudas
    • Limpiar las heces de mascotas
    • Tocar reptiles o aves
  • Para evitar la contaminación cruzada:
    • Guardar la carne cruda, aves y mariscos lejos de otros alimentos en el refrigerador
    • Usar dos tablas de cortar en la cocina, una para la carne cruda y otra para frutas y verduras
    • Evitar comer huevos crudos
    • Mantener los huevos refrigerados hasta el momento de cocerlos.