La mochila escolar no debe superar el 15% de peso del niño

Ante la inminente vuelta al colegio de los escolares españoles, conviene recuperar la información que ofrece  de la Asociación Española de Pediatría (AEP)— en que alerta sobre el riesgo de cargar con el peso excesivo la mochila escolar. Varios estudios lo confirman, como el realizado en 2012 por la Universidad de Santiago de Compostela (USC) y profesionales del Servicio Gallego de Salud que confirmó que el elevado peso de las mochilas también eleva el riesgo,  hasta un 50%,  de padecer dolores y patologías como la escoliosis. Los datos de esta investigación, realizada en 2012, se tomaron a partir del peso y medidas de las mochilas de 1.403 escolares de 12 a 17 años de 11 en centros educativos del norte de Lugo.

En 2018, aunque el mundo de los contenidos es cada vez más digital, comprobamos que los niños de educación primaria y secundaria, continúan acarreando grandes y pesadas mochilas llenas de libros, que en muchos casos incumplen con las recomendaciones de la AEP y por lo tanto, son potencialmente peligrosas para la salud.

A continuación resumimos los consejos de la AEP para la carga y transporte de la mochila escolar:

Cómo elegir una mochila:

  • Es conveniente que sea ligera y adecuada al tamaño del niños
  • Que tenga dos cintas anchas para los hombros y que, tanto ellas como la espalda, estén acolchadas.
  • El uso de las mochilas con ruedas, ya que si se transita por un terreno irregular o si hay escaleras pueden resultar incómodas.

Para prevenir lesiones cuando se usa la mochila es recomendable:

  • Que la mochila no pese mucho. De hecho, se recomienda que el peso no supere del 10 al 15% del peso del niño. Así, para los niños de 20 kilos, la mochila debería pesar como máximo 2 a 3 kilos; para los niños de 30 kilos no debería pesar más de 3 a 4,5 kilos; para los niños de 40 kilos, no más de 4 a 6 kilos…
  • Organizar el contenido colocando las cosas más pesadas en la parte inferior.
  • Llevar el peso en el centro de la espalda, a nivel de la cintura y pegado al cuerpo.
  • Retirar lo que no se utilizará durante ese día.
  • Llevar la mochila correctamente colocada, utilizando siempre las dos cintas para los hombros, que deben ir bien sujetas.
  • Tener una musculatura adecuada. Para ello es conveniente realizar ejercicio físico y evitar estar sentado mucho tiempo delante de las pantallas.