Evitar los accidentes infantiles en el hogar

Los accidentes infantiles en el hogar se pueden prevenir adaptando el entorno para que los más pequeños de la casa puedan disfrutar de sus juegos y de su natural curiosidad sin peligro para su salud.

La consejería de Salud y Consumo del Gobierno de Aragón publicó un interesante informe en el que se identifican los peligros y las soluciones para evitarlos, siempre en relación con los accidentes infantiles en el hogar.

Resumimos aquí los más importantes y recomendamos el acceso a la guía completa disponible en Internet.

Evitar caídas

  • Los barrotes de la cuna tienen que ser lo suficientemente altos y próximos para que el niño no pueda salir ni introducir la cabeza entre ellos.
  • Tampoco es conveniente dejar almohadas, peluches u otros juguetes que pueda utilizar como escalón para salir de la cuna. Cuando el niño comienza a dormir en cama individual pueden utilizarse barreras protectoras específicas.
  • Tanto en la silla o trona como en el cochecito es necesario que el niño esté bien sujeto.
  • Es aconsejable que las mesitas de vestir al bebé sean cóncavas o provistas de barandillas.

Evitar heridas

  • Mantener fuera del alcance del niño cualquier utensilio potencialmente peligroso como tenedores, cuchillos, objetos de decoración que deben permanecer a resguardo en un armario cerrado con seguridad para evitar su apertura accidental.
  • Los pequeños electrodomésticos pueden ser peligrosos si se sitúan en el alcance del niño
  • Las lavadoras y secadoras no deben poder abrirse durante su uso
  • Cubrir con tela o protectores elásticos los ángulos y cantos de muebles.

Evitar quemaduras y choques eléctricos

  • Antes de introducir al ni;o en el baño comprobar que la temperatura del agua no exceda los 37 grados.
  • Los artículos de fácil combustión como papel, hojas secas, etc. no deben estar junto a fuentes de calor.
  • Evitar fumar en presencia de bebés y niños y asegurarse de que las colillas y cenizas quedan fuera de su alcance.
  • Se recomienda instalar un detector de humo en casa.
  • Mantener enchufes y electrodomésticos alejados del agua
  • Poner protectores en los enchufes para impedir que el niño meta los dedos en ellos.