Un estudio demuestra que no hay nivel seguro para el consumo de alcohol

La revista médica internacional The Lancet publicó un estudio que demuestra que cualquier nivel de consumo de alcohol, independientemente de la cantidad, tiene consecuencias negativas en la salud.

Los resultados confirman que el consumo de alcohol es un importante factor de riesgo evitable para enfermedades como la cirrosis hepática, algunos cánceres y enfermedades cardiovasculares, así como las lesiones que son el resultado de actos violentos y accidentes en las carreteras“, declaró la Dra. Carina Ferreira-Borges, Gerente de el Programa de Alcohol y Drogas Ilícitas de la Oficina Europea de Prevención y Control de Enfermedades No Transmisibles de la OMS.

Además, resaltando las evidencias del trabajo realizado, la Dra. Ferreira-Borges también subrrayó que “El estudio The Lancet confirma la necesidad del desarrollo, implementación y evaluación de intervenciones recomendadas por la OMS, como las 3 políticas de mejor compra centradas en reducir la disponibilidad, limitar la comercialización e incrementar los precios del alcohol”.

El estudio, que es el mayor realizado hasta el momento a nivel mundial,  evaluó los resultados y patrones de salud relacionados con el alcohol entre 1990 y 2016 para 195 países y territorios como parte del estudio anual sobre el impacto mundial de las enfermedades. El resultado mostró que, en 2016, casi 3 millones de muertes en todo el mundo se atribuyeron al consumo de alcohol, en concreto el 12% de las muertes en hombres de entre 15 y 49 años.

Los riesgos para la salud asociados con el alcohol son muy importantes”, declaró la Dra. Emmanuela Gakidou, directora del estudio, del Instituto de Métricas y Evaluación de la Salud (IHME) en la Universidad de Washington. De forma rotunda, continuó afirmando que “Nuestros hallazgos son consistentes con otras investigaciones recientes, que encontraron correlaciones claras y convincentes entre beber y la muerte prematura, cáncer y problemas cardiovasculares. El consumo de cero alcohol minimiza el riesgo general de pérdida de salud “.

El estudio proporcionó hallazgos sobre la conexión entre los patrones de consumo de alcohol y 23 indicadores de salud, que incluyen entre otras, enfermedades cardiovasculares, cánceres y otras enfermedades no transmisibles, enfermedades contagiosas, lesiones intencionales, lesiones involuntarias y lesiones relacionadas con el transporte.

“Ahora comprendemos que el alcohol es una de las principales causas de muerte en el mundo”, sentenció el editor de Lancet Richard Horton en un comunicado de prensa conjunto emitido por IHME y The Lancet. “Necesitamos actuar ahora. Necesitamos actuar con urgencia para evitar estos millones de muertes. Y podemos.”

Datos clave del consumo de alcohol en Europa

  • La Región Europea de la OMS tiene la proporción más alta en el mundo de efectos negativos del alcohol para la salud en general y muerte prematura.
  • Tanto el volumen de consumo de alcohol de forma habitual como el consumo ocasional, aumentan el riesgo de daños para la salud. En gran medida estos daños dependen de la dosis.
  • El riesgo de muerte por una afectación crónica relacionada con el consumo del alcohol aumenta linealmente desde el consumo cero en una relación dosis-respuesta y la cantidad de alcohol consumido.
  • La Unión Europea es la región con mayor consumo de alcohol en el mundo. Más de una quinta parte de la población europea de 15 años o más informa que ha consumido bebidas alcohólicas en grandes cantidades (5 o más bebidas seguidas, o 60 gramos de alcohol) al menos una vez por semana.