Consejos ante una ola de calor

Durante esta semana, las temperaturas en la península Ibérica han superado en muchos casos los límites de una ola de calor. Según informa la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), se considera una ola de calor a ”un episodio de al menos tres días consecutivos, en que como mínimo el 10% de las estaciones consideradas registran máximas por encima del percentil del 95% de su serie de temperaturas máximas diarias de los meses de julio y agosto del periodo 1971-2000”.

Para prevenir los efectos negativos del calor intenso en verano, a continuación relacionamos un listado de consejos ofrecidos por la conselleria de Interior de la Generatitat de Catalunya, territorio expuesto a fenómenos climáticos como la ola de calor con una cierta frecuencia:

En casa

  • Controle la temperatura
  • Durante el día, cerrar las persianas de las ventanas donde da el sol.
  • Por la noche, abra las ventanas de casa para refrescar el ambiente.
  • Permanezca en las estancias más frescas.
  • Recurrir a algún tipo de climatización (ventiladores, aire acondicionado). Si no dispone, de pasar como mínimo dos horas al día en lugares climatizados (centros comerciales, cines, etc.).
  • Refrésquese a menudo con duchas, toallas mojadas con agua, etc.
  • Beba agua fresca de forma regular aunque no tenga sed.
  • Si tiene mascotas, procure que no estén al sol y tener en cuenta que deben hidratarse con frecuencia.

En la calle

  • Evitar el sol directo
  • Lleve una gorra o un sombrero.
  • Utilice ropa ligera (algodón), de colores claros y que no sea ajustada.
  • Procure caminar por la sombra, estar bajo una sombrilla cuando esté en la playa y descansar en lugares frescos de la calle o en espacios cerrados que estén climatizados.
  • Llevar agua y beber a menudo.
  • Mójese un poco la cara e incluso la ropa.
  • Evitar salir a las horas de más calor y evitar las actividades físicas intensas.

En el coche

  • Evite viajar en coche durante las horas de más calor; llevar siempre líquidos para hidratarnos.
  • No deje nunca a los niños ni las personas especialmente vulnerables en el interior del vehículo con las ventanas cerradas. Tampoco puede dejar en el coche con las ventanas cerradas los animales de compañía.
  • Al hacer un viaje largo, deténgase periódicamente para descansar y refrescarse.
  • Tenga una atención especial a los cambios bruscos de temperatura que se producen al entrar y salir del vehículo.

En las comidas

  • Haga comidas ligeras, evitar las comidas muy calientes y las que aportan muchas calorías (salsas, fritos, rebozados).
  • Tome alimentos ricos en agua (frutas, verduras y hortalizas); le ayudarán a recuperar las sales minerales perdidas por el sudor.
  • Beba mucha agua y zumos de fruta a lo largo del día, aunque no tenga sed.
  • No tome bebidas alcohólicas.