Primeras campañas de vacunación para la gripe estacional

Ya se han iniciado en España las primeras campañas para concienciar a la población de la necesidad de recibir la vacuna de la gripe, por supuesto en los casos indicados.

Para las personas con buena salud general la gripe es un trastorno molesto pero leve. Sin embargo en las personas con ciertas enfermedades crónicas o de mayor edad esta enfermedad puede ser muy grave.

Una de las autonomías que ya tiene planificado el inicio de campaña es la Comunidad de Madrid: el 22 de octubre, y se dirige principalmente a

  • Personas con edad igual o superior a 60 años.
  • Personas menores de 60 años con mayor riesgo de padecer complicaciones derivadas de la gripe.
  • Personas que pueden transmitir la gripe a aquellas que tienen alto riesgo de presentar complicaciones.
  • Personas que trabajan en servicios públicos esenciales y otros.

En Cataluña, la Generalitat tendrá disponibles 1,2 millones de dosis de vacunas. Se recomienda que la vacunación se haga antes del 15 de diciembre, unos 15 días antes que la gripe llegue al umbral epidémico, que este año se sitúa a los 110,7 casos para 100.000 habitantes. Sin embargo, las dosis están disponibles durante toda la temporada de gripe.

En esta Comunidad, la tasa  contra la gripe de los profesionales sanitarios actualmente es muy baja (en torno a un 23,2%), y, con el fin de aumentar esta cifra, se promueve el día 7 de noviembre bajo el lema “V de vacuna” a fin de que se vacunen. De esta manera se quiere evitar que los profesionales sanitarios puedan contagiar a los enfermos o las personas con más riesgo de complicaciones, a la vez que se protegen de forma individual ya que tienen un riesgo mucho más alto de contagio que la población general.

En Andalucía la campaña se inicia durante este mes de octubre. La Junta de Andalucía publica una lista exahsutiva de los casos prescritos para la adminsitración de la vacuna que reproducimos a continuación:

  • Personas mayores o igual a 65 años de edad. Se hará especial énfasis en aquellas personas que conviven en instituciones cerradas.
  • Personas con menos de 65 años que presentan un alto riesgo de complicaciones derivadas de la gripe.
  • Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada), neurológicas o respiratorias, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma.
  • Menores (a partir de los 6 meses) y adultos con:
    • Diabetes mellitus
    • Obesidad mórbida (índice de masa corporal igual o superior a 40 en adultos, 35 en adolescentes o por encima de 3 desviaciones estándar en la infancia)
    • Enfermedad renal crónica y síndrome nefrótico
    • Hemoglobinopatías y anemias
    • Hemofilia y trastornos hemorrágicos crónicos, así como receptores de hemoderivados y transfusiones múltiples
    • Asplenia
    • Enfermedad hepática crónica
    • Enfermedades neuromusculares graves
    • Inmunodeficiencias e inmunosupresión (incluida la originada por la infección por VIH, por fármacos incluyendo tratamiento con eculizumab- o en los receptores de trasplantes)
    • Cáncer y homepatías malignas
    • Implante coclear o en espera del mismo
    • Fístula del líquido cefalorraquídeo
    • Enfermedad celiaca
    • Enfermedad inflamatoria crónica (artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, enfermedad inflamatoria intestinal,…)
    • Trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva: síndrome de Down, demencias y otras