Alimentos saludables típicos del Otoño

El otoño es una estación que nos brinda excelentes frutos y alimentos saludables que difícilmente se encuentran en otras estaciones del año. Tras la exuberancia del verano, si prestamos la atención adecuada,  el otoño no se queda a la zaga en cuanto a la aportación de nutrientes de calidad.  En este artículo vamos a destacar algunos de los más consumidos.

Setas

Las setas son organismos heterótrofos, se alimentan de materia orgánica producida por otros seres vivos. Cuentan con una gran variedad de minerales y oligoelementos, además de proteínas de alto valor biológico y pueden ser consideradas como alimentos saludables.

Las setas se clasifican como alimentos del grupo de las verduras y hortalizas, cuya principal característica nutricional es su bajo aporte calórico, debido a su gran contenido en agua (80%- 90%), aportando solo 20 ó 30 calorías por cada 100 gramos. Tiene un porcentaje de hidratos de carbono del 8% (llama la atención que la mayor parte son monosacáridos y disacáridos). Llegan a ser consideradas incluso un super alimento.

El porcentaje de proteínas se sitúa entorno al 5%, con la peculiaridad de presentar un elevado contenido de aminoácidos esenciales (los que no puede producir el ser humano). Con respecto a las grasas, su contenido es mínimo, pero de alto valor nutricional, como son el ácido linoleico y linolénico (ácidos grasos poliinsaturados) y muy bajos en grasas saturadas.

Castañas

Son ricas en vitaminas y minerales, también en hidratos de carbono, y algo calóricas.  Las castañas son un alimento saciante, debido a su contenido en fibra y en hidratos de carbono complejos.  Porporcionan calcio, fósforo y magnesio, que  ayudan a mantener nuestro sistema óseo y dientes en buenas condiciones. Su contenido rico en minerales y en vitaminas del grupo B hacen de las castañas un alimento ideal para contribuir al buen funcionamiento del sistema nervioso y a prevenir alteraciones o enfermedades de tipo neurológico. Para las personas con diabetes, aportan carbohidratos de absorción lenta y no producen picos de insulina en la sangre. Otra característica beneficiosa para la salud de este fruto seco es su contenido en grasas que aportan ácidos grasos omega 6 y omega 3.  Al ser un alimento con un buen aporte de hierro, combinado con alguna fruta, nos ayuda en los casos de anemia y fatiga.

Higos

Algunas higueras, llamadas breveras, bíferas o reflorecientes, producen dos cosechas al año. Las brevas son higos que no han llegado a madurar en otoño, conservándose en estado latente sobre la madera durante el invierno, alcanzando su madurez en la primavera siguiente. Los higos son alimentos saludables que  están recomendados para controlar los niveles de presión arterial alta y reducir el riesgo cardiovascular gracias a su alto contenido de potasio. También aportan una gran cantidad de vitaminas (especialmente vitaminas del grupo B) y minerales. Es una fruta útil contra la astenia otoñal, y aporta una gran fuente de energía, además de ser ricos en calcio y hierro.

Caquis

Otro de los alimentos saludables que nos ofrece el otoño, es el caqui. Una fruta tropical que pertenece a la familia de las Ebanáceas y se conoce también por el nombre de palo santo. Existen distintas especies de tamaño y sabor diferenciados, entre las que destacan; el caqui de China (D. Kaki), el de Japón (D. Lotus) y el americano (D. Virginiana). El más cultivado es el de China, con un peso que oscila entre los 80 y los 250 gramos en función de la variedad, de color rojo o anaranjado o amarillo, según su contenido en carotenos, y de pulpa anaranjada, dulce y jugosa, con un ligero regusto áspero.  Aporta una cantidad importante de hidratos de carbono (fructosa, glucosa) y escasa de grasas y proteínas, por lo que su valor calórico es bastante elevado respecto a otras frutas. Destaca el aporte en’ provitamina A o beta-caroteno, que le confiere al fruto su color característico, así como de vitamina C y potasio. El beta caroteno se transforma en vitamina A en nuestro organismo conforme éste lo necesita. La vitamina A es esencial para la visión, el buen estado de la piel, el cabello, las mucosas, los huesos y para el buen funcionamiento del sistema inmunológico. Es importante también su aportción de  potasio,  mineral necesario para la transmisión y generación del impulso nervioso.