7 de mayo, Día Mundial del Asma

El primer Día Mundial del Asma, en 1998, se celebró en más de 35 países conjuntamente con la primera Reunión Mundial sobre el Asma celebrada en Barcelona.

El Día Mundial del Asma, promovido por la Global Initiative for Asthma (GINA), es una iniciativa para concienciar a la población sobre las consecuencias para los afectados por dicha enfermedad y la posibilidad de controlar sus síntomas, para poder llevar una vida normal. Bajo el lema “Puedes Controlar tu Asma”, en este día se anima a los pacientes a tomar parte activa en el control de la enfermedad. En esta ocasión, utilizando la palabra ‘STOP’, como símbolo internacional, se establecen las claves para controlar el asma: Síntomas (valoración de los mismos), testar la respuesta que se obtiene con la medicación y las medidas ambientales, observar y evaluar al paciente de forma continuada y proceder a ajustar el tratamiento y las medidas de control ambiental.

Una de las medidas que pueden ayudar al tratamiento de esta enfermedad  puede ser fisioterapia respiratoria que aplica técnicas que movilizan las secreciones de las vías respiratorias, mejorando la ventilación pulmonar, permeabilizando la vía aérea y reduciendo el riesgo de infecciones, lo cual mejora la mecánica ventilatoria. El asma es la enfermedad crónica más prevalente durante la edad pediátrica en España. La fisioterapia respiratoria ha demostrado su eficacia en el tratamiento de enfermedades crónicas respiratorias obstructivas, mejorando la función pulmonar y la limpieza de secreciones en la vía aérea, lo que contribuye a la disminución del grado de asma, la frecuencia de las crisis y el uso de medicación, generando un aumento de la calidad de vida de los pacientes asmáticos moderados.

Recomendaciones para el tratamiento del asma

  • No fumar
  • Hacer ejercicio y vida sana
  • Tomar la medicación oral, inhalada o tópica correctamente, tal y como indique el médico
  • No dejar la medicación cuando uno se encuentre bien, para evitar el rebote o volver a estar mal. Esto es lo que se conoce como cumplimentación correcta del tratamiento o adherencia. Aquellos que siguen el tratamiento correctamente pueden estar siempre bien y con una calidad de vida casi normal.
  • Evitar los contaminantes que se sabe que pueden agudizar al paciente asintomático.
  • Las manifestaciones alérgicas que sufre un paciente alérgico pueden ser varias y pueden aparecer con síntomas leves y esporádicos, de forma intermitente o de forma permanente. Pudiendo manifestarse ocasionalmente y pasar bastante tiempo sin crisis. Las crisis se desencadenan cuando el paciente entra en contacto con una sustancia, habitualmente proteica y con potencial alergénico.